Obispo Juan en la Catedral Serbia en el primer aniversario de la muerte del Metropolita Amfilohije



El domingo 31 de Octubre, el día del Santo Apóstol Lucas y San Pedro de Cetinje (Montenegro), con la bendición de Su Eminencia Kirilo, Obispo de la Diócesis de Sur y Centro América de la Iglesia Ortodoxa Serbia, Su Eminencia Juan Obispo de Caracas y Sudamérica de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero presidió la Divina Liturgia en la Catedral Serbia, y concelebraron el Protopresbítero Branko Stanisic, párroco de Chaco y el Norte Argentino y el Hieromonje David Janketic. Al final de la Liturgia se rezó un Responso por el descanso en paz del siempre recordado Metropolita Amfilohije, al cumplirse el primer aniversario de su reposo en el Señor. Después del oficio Monseñor dijo en su prédica:

"Ayer se cumplió un año desde el fallecimiento del Metropolita Amfilohije. Y hoy estamos conmemorando a un gran montenegrino: San Pedro de Cetinje, bajo cuya santa protección el Metropolita Amfilohije ha fundado la Diócesis de Sur y Centro América. Este año es el décimo aniversario desde que el Metropolita Amfilohije fundó esta diócesis en Mayo de 2011, por lo que la diócesis está celebrando su jubileo también. Además, estamos celebrando hoy la memoria del Santo Apóstol y Evangelista Lucas. San Lucas es el santo protector, la "Slava" familiar de Vladyka Kirillo, quien, lamentablemente, no pudo estar aquí físicamente, pero espiritualmente, sin duda, está con nosotros, rezando en Cetijne, Montenegro. Vladyka Amfilohije no solamente fundó la Diócesis, sino ha vivificado la vida eclesiástica aquí, que antes estaba decaída. Recuerdo que cuando vine por primera vez a Sudamérica, solía oficiar aquí en este santo templo, porque no había ni un sacerdote serbio en Buenos Aires. Mas cuando el Metropolita Amfilohije tomó la diócesis bajo su amparo, trabajó incansablemente, invirtiendo su energía, su tiempo y sus oraciones en la construcción de la vida eclesiástica aquí. El trajo sacerdotes acá de Montenegro y Serbia, también él mismo venía regularmente con sus visitas y también se preocupó para consagrar a un obispo para esta diócesis. Sabiamente se preocupaba por la base material de la diócesis, ya que esta parte del mundo no es rica económicamente, y por eso constantemente viajaba a los Estados Unidos para conseguir fondos necesarios para la ayuda material, de parte de los serbios norteamericanos, para apoyar a sus hermanos en el Sur. Y lo que él hizo aquí es realmente una repetición de lo que había hecho en Montenegro. Porque cuando se le fue encargado ser el Metropolita de Montenegro, ahí había solamente unas 19 Iglesias funcionando. Pero ahora, debido a la labor de Vladyka Amfilohije hoy hay más de 200 Iglesias y numerosos monasterios, y la vida espiritual eclesiástica en Montenegro está floreciendo. Aquí en Sudamérica él ha establecido el fundamento de la diócesis, ha formado el clero, renovó muchos templos y también construyó unos nuevos. Ahora depende de todos nosotros, de cada uno, continuar con su obra y que ella de sus frutos. Además de la fundación de la diócesis tenemos ahora a un protector celestial en la persona del Metropolita Amfilohije y San Pedro de Cetinje a quien el Metropolita encomendó la Diócesis. El resto depende de nosotros. Debemos cultivar las semillas que el Metropolita Amfilohije sembró para que de frutos. Y no para que todo eso se pierda. Les deseo a todos ustedes la ayuda de Dios, y la presencia de San Pedro de Cetinje y de nuestro amado Metropolita Amfilohije. Hoy es también el día de Slava de Vladyka Kirilo, pero como no está con con nosotros no hemos girado el Kolach, pero le vamos a cantar "por muchos años”, concluyó Monseñor Juan en su sermón.








Traducido del inglés

extraído de https://iglesiarusa.info/?p=3125


Featured Posts
Recent Posts
Archive