San Sava Primer Arzobispo de Serbia



Este hijo de Esteban Nemanja, Gran Príncipe de Serbia, nació en 1169. Ya de joven anhelaba la vida espiritual, por lo que huyó al Monte Athos, donde fue tonsurado como monje y con gran celo se plegó a todo el rigor de la vida ascética. Esteban Nemanja, siguiendo el ejemplo de su hijo, fue también a la Santa Montaña, donde recibió la tonsura monástica y donde, como monje y con el nombre de Simeón, descansó en la Paz del Señor. Sava obtuvo del emperador bizantino y del patriarca de Constantinopla la independencia de la Iglesia de Serbia, de la que se convirtió en el primer arzobispo. Junto con su padre, construyó el monasterio de Hilandar en el Monte Athos y luego muchos otros monasterios, iglesias y escuelas en toda la tierra serbia. Viajó dos veces en peregrinación a los Santos Lugares de Tierra Santa. Reconcilió a sus dos hermanos, que se peleaban por el poder; restauró la paz entre los serbios y sus vecinos y, al fundar la Iglesia Serbia, puso las bases para la creación del Estado y la cultura serbios. Difundió la paz entre todos los pueblos de los Balcanes y trabajó por el bien de todos, lo que le ganó el amor y el respeto de todos los habitantes de los Balcanes. Al pueblo serbio le dio un alma cristiana, un alma que no pereció cuando se produjo la caída del Estado Serbio. Descansó en el Señor en Tárnovo, en Bulgaria, durante el reinado del emperador búlgaro Iván Asen II, después de caer enfermo tras la celebración de la Divina Liturgia de la Teofanía, el 12 de enero de 1236. El rey Vladislav hizo trasladar su cuerpo al monasterio de Mileševa, de donde el Gran Visir otomano, Koca Sinan Pasha, lo retiró para hacerlo quemar en la colina de Vračar en Belgrado, el 27 de abril de 1595 (ver 27 de abril).

(Del Prólogo de Ohrid , de San Nikolaj Velimirovich)


San Sava, Primer Arzobispo de Serbia

Tropario, t. 3:


Tú has sido Primer Jerarca, maestro e instructor en el camino que lleva a la vida. Ya que tú has venido primero, ¡oh, santo obispo Sava! y has iluminado a tu patria. Y habiendo hecho nacer en el Espíritu Santo a tu rebaño todo-santificado, como árbol de olivo lo has sembrado en el paraíso espiritual. Por eso como co-heredero del trono de los apóstoles y los pontífices, honrándote te pedimos, ruega a Cristo Dios que nos conceda gran misericordia.


Kondakio a San Sava, Tono 8:


Como gran Primer Jerarca y consonante con los apóstoles, la Iglesia te glorifica a través de tu pueblo, oh, venerable. Mas como tienes confianza hacia Cristo Dios, sálvanos de todos los males con tus oraciones, para que clamemos a ti: "Regocíjate, Padre Sava de sabiduría divina".




Featured Posts
Recent Posts
Archive