Horario de los santos oficios para el mes de SEPTIEMBRE 2022





DIÓCESIS DE BUENOS AIRES, SUDAMÉRICA Y CENTROAMÉRICA

IGLESIA ORTODOXA DEL PATRIARCADO SERBIO

HORARIO DE LOS OFICIOS EN LAS IGLESIAS DE BUENOS AIRES

Septiembre 2022

Todos los días de lunes a sábado

Matutinos a las 8 hs

Vespertinos a las 18 hs

en la Catedral de la Natividad de la Virgen

Direcciones de las Iglesias:

- Catedral de la Natividad de la Virgen: Calle 15 de Noviembre de 1889 N° 1536,

entre Virrey Ceballos y Saenz Peña – CABA

- Monasterio San Sava: Perú 1656 – CABA

e-mail: spc.buenosaires@gmail.com

www.iglesiaortodoxaserbiasca.org

__________________________


Domingo 4 de Septiembre: 12° Domingo después de Pentecostés. Post-festivo de la Dormición.

Santo mártir Agatónico. San Gorazd de Chequia.

Santos Apóstoles Bartolomé y Tito (cuyas memoria se conmemora el 7 septiembre)

Divina Liturgia – 10 hs - en la Catedral de la Natividad de la Virgen

Durante el tradicional café en el salón luego de la Liturgia, Milena Micic y su esposo Juan Gregorio Guirado Díaz nos comentarán, con muestra de fotos, acerca de su visita a templos ortodoxos en Estados Unidos.

____________________________

Doningo 11 de septiembre: 13° Dom. después de Pentecostés

Decapitación de San Juan Bautista. Sináxis de los Santos Pontífices de Serbia.

Traslado de las Reliquias de San Alejandro Nevsky. Conmemoración de los Santos Mártires de Jasenovac (su memoria se conmemora el 13 septiembre)

Día de ayuno por la Decapitación de San Juan Bautista.

Divina Liturgia – 10 hs - en la Catedral de la Natividad de la Virgen

Durante el tradicional café en el salón luego de la Liturgia, Vera Milovic y su esposo Alberto Lisdero nos comentarán, con muestra de fotos, acerca de su visita a templos y monasterios ortodoxos en Kosovo y el resto de Serbia y Montenegro.

Acerca de la Decapitación de San Juan Bautista:

Heredes Antipas, el tetrarca de Galilea, había repudiado a su esposa y vivía con Herodías, quien era juntamente su sobrina y la esposa de su medio hermano Filipo. San Juan Bautista reprendió valientemente al tetrarca y a su cómplice por su conducta escandalosa y dijo a Herodes: “No te es lícito vivir con la mujer de tu hermano.” Herodes temía y respetaba a Juan, pues sabía que era un hombre de Dios, pero se sintió muy ofendido por sus palabras. Aunque le respetaba como santo, le odiaba como censor y fue presa de una violenta lucha entre su respeto por la santidad del profeta y su odio por la libertad con que le había reprendido. Finalmente, la cólera del tetrarca, azuzada por Herodías, triunfó sobre el respeto. Para satisfacer a Herodías y tal vez también por temor de la influencia que Juan ejercía sobre el pueblo, Herodes le encarceló en la fortaleza de Maqueronte, cerca del Mar Muerto. Pero Herodías no perdía la ocasión de azuzar a Herodes contra Juan y de buscar la oportunidad de perderle. La ocasión se presentó con motivo de una fiesta que dio Herodes el día de su cumpleaños a los principales señores de Galilea. Salomé la hija de Herodías y de Filipo, danzó ante los comensales con tal arte, que Herodes juró concederle cuanto le pidiera, aunque fuese la mitad de sus dominios. Herodías aconsejó a su hija que pidiese la cabeza del Bautista y, para impedir que el tetrarca tuviese tiempo de arrepentirse, sugirió a Salomé que exigiese que la cabeza del santo fuese inmediatamente traída en una fuente, el tirano dio inmediatamente la orden de que le decapitasen en la prisión y de que trajesen en una fuente su cabeza a Salóme. La joven no tuvo reparo en tomar el plato en sus manos y ofrecérselo a su madre. Así murió el gran precursor del Salvador, el profeta más grande “de cuantos han nacido de mujer.” En cuanto se enteraron de la noticia, los discípulos del Bautista recogieron su cuerpo, le dieron sepultura y fueron a contarlo a Jesús. “Y habiéndolo oído, Jesús se retiró… a un sitio del desierto.” (www.acoantioquena.com

_________________________

Miércoles 14 de septiembre: AÑO NUEVO ECLESIÁSTICO

Matutinos – 8 hs en la Catedral de la Natividad de la Virgen. Luego, Moleben (Te-Deum) por el Año Nuevo Eclesiástico

Inicio del Año Nuevo Eclesiástico

En este día, la Iglesia Cristiana conmemora la proclamación del principio del año eclesiástico. El término deriva de una práctica de los Emperadores Romanos, que todos los años para esta fecha aplicaban un impuesto para el mantenimiento del ejército. La proporción de esta renta anual era fijada por proclamación cada quince años. Estos ciclos de quince años, que comenzaron durante el reinado de Cesar Augusto, tres años antes del nacimiento de Cristo, fueron llamados Indicción.

Además, septiembre es época de cosechar los frutos de la tierra y prepararse para un nuevo período de siembra, por lo cual es bueno y conveniente honrar y dar gracias a Dios por su amor y bondad hacia su creación. Esto ya lo hacían los judíos en la antigüedad, por prescripción de la Ley Mosaica, el primer día de su séptimo mes (correspondiente al mes de septiembre de nuestra era) Ellos celebraban la Fiesta de las Trompetas, no trabajando durante ese día y consagrándose completamente a ofrecer alabanzas y sacrificios agradables a Dios (Lev. 23:24-25)

Cristo, Hijo y Verbo de Dios, Creador del tiempo y el espacio, Rey co-eterno de todos los tiempos, se encarnó para restaurar la unidad de todas las cosas y reconciliar al género humano; judíos y gentiles, en una sola Iglesia, aceptando él mismo, para lograr esta reconciliación, quedar sujeto a las leyes de la naturaleza y al orden establecido en la Ley escrita que Dios mismo dictó. Es por ello que en este día, cuando la naturaleza está a punto de reiniciar el ciclo de las estaciones, conmemorando la ocasión en que nuestro Señor Jesucristo entró a la Sinagoga y, abriendo el libro de Isaías, leyó el pasaje donde el Profeta dice en su nombre: «El Espíritu del Señor está en mí, porque me ha consagrado por la unción. Él me envío a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la liberación a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor» (Lc. 4:18-19)

En la actualidad, todas las Iglesias reunidas en una sola mente y un solo espíritu, alaban al unísono a quién es único en su naturaleza y miembro de la Santísima Trinidad, en quien habita la Gloria Eterna, sosteniendo con Su poder todas las cosas y mostrando misericordia en todo momento hacia las obras de sus manos. Es Cristo mismo quien nos abre las puertas, invitándonos a seguirlo para compartir su eternidad.

(Fuente: Facebook de la Iglesia Ortodoxa Antioquena en Argentina)

_________________________


Domingo 18 de septiembre: 14° Dom. después de Pentecostés

CELEBRACIÓN DE LA FIESTA PARROQUIAL DE LA CATEDRAL DE LA NATIVIDAD DE LA VIRGEN

La Fiesta de la Natividad de la Virgen se conmemora el lunes 21 septiembre pero se celebrará este domingo 18.

DIVINA LITURGIA – 10 hs - en la Catedral de la Natividad de la Virgen.

ALMUERZO FESTIVO LUEGO DE LA LITURGIA

_________________________

Miércoles 21 de septiembre: NATIVIDAD DE LA VIRGEN MADRE DE DIOS

Santos Rectos Joaquín y Ana (su conmemoración es el martes 22)

Divina Liturgia – 10 hs - en la Catedral de la Natividad de la Virgen.

_________________________

Domingo 25 de septiembre: 15° Dom. después de Pentecostés

(Prefestivo de la Exaltación)

Santo Hieromártir Autónomo

Divina Liturgia – 10 hs - en la Catedral de la Natividad de la Virgen

_________________________


Martes 27 de septiembre: EXALTACIÓN DE LA HONORABLE CRUZ

Divina Liturgia – 10 hs - en el Monasterio San Sava.

La Exaltación de la Santa y Vivificadora Cruz es una de las Doce Grandes Fiestas.

En el vigésimo aniversario de su reinado, El Emperador Constantino envió un grupo encabezado por su madre, Santa Elena, a Tierra Santa para que buscaran el mismo madero de la Cruz en la que había sido puesto nuestro Señor. Llegando a Tierra Santa, el grupo averiguó que, según lo dicho entre la gente, la Cruz había sido enterrada bajo el templo de Venus, construido por el emperador Adriano en el siglo II después de Cristo. Iniciaron, pues, las excavaciones hasta que encontraron no una sino tres cruces. Elena, perpleja ante aquel acontecimiento, se preguntaba cuál sería la Cruz de Cristo. Mientras esto ocurría, cerca de allí pasaba una marcha fúnebre. El obispo de Jerusalén, llamado Macario, se aproximó a la caravana pidiendo que se detuvieran. Ordenó que se llevaran las tres cruces y que se tocara al cadáver con estas, una por una. En cuanto una de las tres tocó al difunto, volvió a la vida inmediatamente. Cuando todos vieron esto no hubo más que preguntar: la Cruz de Cristo había sido encontrada. Macario, entonces, levantó la Cruz con ambas manos bendiciendo al pueblo que exclamó a una sola voz: Señor ten piedad. Desde entonces los padres decidieron que el 14 de septiembre (27 septiembre según el Calendario Gregoriano) fuera la fecha para festejar la Exaltación de la preciosa y vivificadora Cruz en todas las iglesias.

_________________________

Featured Posts
Recent Posts
Archive