Santo Arcángel Miguel y las Fuerzas Incorpóreas




El Arcángel Miguel es uno de los ángeles superiores que más participan en el destino de la Iglesia. Las Sagradas Escrituras nos enseñan que, además del mundo físico, existe un gran mundo espiritual habitado por seres inteligentes y buenos llamados ángeles. La palabra "ángel" significa "mensajero" en griego. La Sagrada Escritura los nombra así porque a menudo Dios comunica su voluntad a los hombres a través de ellos. En lo que es realmente su vida en el mundo espiritual, que habitan, y lo que es su actividad – nosotros sabemos muy poco, y de hecho no somos capaces de entender ese mundo. Viven en condiciones muy diferentes a las nuestras: allí el tiempo, el espacio y todas las condiciones de vida tienen un contenido muy diferente. El prefijo "Arco" para algunos de los ángeles indica un ministerio más elevado en comparación con otros ángeles.

El nombre Miguel, en hebreo, significa "Quién como Dios". Las Sagradas Escrituras, al narrar las apariciones de los Ángeles a diversas personas, sólo dan nombre propio a algunos de ellos, probablemente a los que tienen una misión especial en el establecimiento del Reino de Dios en la Tierra. Entre ellos están los arcángeles Miguel y Gabriel, mencionados en los libros canónicos de la Escritura, así como los arcángeles Rafael, Uriel, Salafiel, Jehudiel y Barachiel, mencionados en los libros no canónicos de la Escritura. El arcángel Gabriel solía aparecerse a algunos justos como mensajero de grandes y alegres acontecimientos relativos al pueblo de Dios (Dan.8:16, 9:21; Lc.1:19-26). En el libro de Tobías, el arcángel Rafael dice de sí mismo: "Yo soy Rafael, uno de los siete santos ángeles que elevan las oraciones de los santos y suben ante la gloria del Santo" (Tob.12:15). De ahí surgió la creencia de que hay siete Arcángeles en el Cielo, uno de los cuales es el Arcángel Miguel.

El Arcángel Miguel en las Escrituras es llamado "Príncipe", "Líder del ejército del Señor" y es representado como el principal luchador contra el diablo y toda la iniquidad entre las personas. De ahí su nombre eclesiástico "Archiestratega", es decir, el soldado mayor, el líder. Así, el Arcángel Miguel se le apareció a Josué como ayudante durante la conquista de la Tierra Prometida por parte de los israelitas. Se le apareció al profeta Daniel en los días de la caída del reino de Babilonia y el comienzo de la construcción del reino Mesiánico. A Daniel se le había predicho la ayuda del Arcángel Miguel al pueblo de Dios durante la persecución venidera bajo el Anticristo. En el libro del Apocalipsis, el Arcángel Miguel aparece como líder principal en la guerra contra el dragón-diablo y otros ángeles rebeldes. "Y hubo guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles lucharon contra el dragón, y el dragón y sus ángeles lucharon contra ellos, pero no resistieron, y no hubo lugar para ellos en el cielo. Y el gran dragón, la antigua serpiente, llamada diablo y Satanás, fue arrojado”. El apóstol Judas menciona brevemente al arcángel Miguel como adversario del diablo. (Joshua 5,13; Dan.10, 12:1; Jud.1:9; Rev.12:7-9; Lc.10:18).

En el espíritu de las Sagradas Escrituras, algunos padres de la Iglesia ven al Arcángel Miguel como participante en otros acontecimientos importantes de la vida del pueblo de Dios, en los que, sin embargo, no se le llama por su nombre. Por ejemplo, se le identifica con la misteriosa columna de fuego que marchó delante de los israelitas durante su huida de Egipto y que destruyó las hordas del Faraón en el mar. También se le atribuye la derrota del ejército asirio que asediaba Jerusalén bajo el mandato del profeta Isaías. (Éxodo 33:9, 14, 26-28; 4 Samuel 19:35).

La Iglesia venera al Arcángel Miguel como defensor de la fe y luchador contra las herejías y el mal. En los iconos, se le representa con una espada flamígera en la mano o con una lanza, echando a los demonios. A principios del siglo IV, la Iglesia instituyó la fiesta del "Concilio" (es decir, la reunión) de los santos ángeles, encabezada por el arcángel Miguel, el 8/21 de noviembre.

(www.azbuka.ru)

Tropario a San Miguel y las Fuerzas Incorporeas - Tono 4


Tropario tono 4: Adalides de las huestes celestiales, nosotros indignos os imploramos que por vuestras súplicas nos cobijéis bajo el amparo de las alas de vuestra gloria. Proteged a los que caemos, y clamamos con diligencia: Redimidnos del peligro, vosotros Príncipes de los ejércitos celestiales.




Featured Posts
Recent Posts
Archive