Falleció en el Señor el siervo de Dios Mitar Gvozdenovich


En el día de San Elías, el 2 de agosto de 2020, en Venado Tuerto, se durmió en el Señor Mitar Gvozdenović, un gran trabajador en el campo de preservar la fe ortodoxa y la Iglesia de Cristo entre los inmigrantes montenegrinos en América del Sur.

Mitar Gvozdenović (10 de octubre de 1921 - 2 de agosto de 2020) nació en Gluhi Do (Crmnicka Nahija, Montenegro) de padres prominentes, padre Milo y madre Ivana Popović. Por razones económicas, en 1930 la familia emigró a Argentina, que a principios del siglo XX era una "tierra prometida" en el proceso de industrialización. Habiéndose establecido en la provincia de Santa Fe, cerca de la ciudad de Venado Tuerto, los Gvozdenović comenzaron inmediatamente a reunir a nuestros emigrantes, principalmente de Montenegro y Boka, y trataron de preservar los valores y costumbres tradicionales, lo que no fue fácil ya que vivían lejos el uno del otro y no hubo cuidado institucional para nuestros emigrantes. Esto dio frutos especialmente con la fundación del Centro Yugoslavo, cuyo presidente a largo plazo fue el abuelo Mitar.

Con el apoyo y el amor fraternal del clero del Patriarcado de Antioquía, y especialmente del arcipreste Michel Sava de la ciudad de Rosario, yendo de casa en casa y de puerta en puerta y pidiendo dinero para construir una iglesia, Mitar comenzó a recolectar donaciones minuciosamente. Después de adquirir el terreno y la aprobación del Municipio, en 1978 se colocó la piedra angular de la Iglesia del Santo Arcángel Miguel, que se convirtió en el centro de reunión del pueblo serbio en esa región. La construcción y el mantenimiento del Templo requirieron esfuerzos verdaderamente sobrehumanos para erigir un lugar de culto en honor al Santo Arcángel Miguel, a partir de fieles huérfanos, hambrientos por mantener sus costumbres pero aisladas de su Nación, que renunciaron a sí mismos. Hasta su último aliento, el abuelo Mitar se encargó de embellecer el templo del Arcángel Miguel y mejorar la vida de la iglesia. Siendo anciano que entró en la década de los noventa, aún cuidaba del Templo. Le pidió al Metropolita Amfilohije una campana para la iglesia. Cuando Metropolita Amfilohije le trajo una campana de Rusia, su felicidad no tuvo fin. Que el sonido de esa campana continúe deleitando su alma.

En el año 2012, al cumplir 90 años, Mitar Gvozdenovic recibió del Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Serbia, por iniciativa del Metropolita Amfilohije, la Orden de San Pedro de Cetinje “por la educación de sus descendientes en la fe ortodoxa y en la fidelidad al idioma y tradiciones de sus antepasados”.

El amor basado en el sacrificio y el trabajo del abuelo Mitar y su familia serán recordados y escritos en letras doradas en el Libro de la Vida (Apocalipsis 21:27).

Se presentó al Señor en el día de San Elías, y al día siguiente, después de los Funerales oficiados por el párroco, el padre Milenko Ralevic, se leyó el telegrama de condolencias del Metropolita Amfilohije y el Obispo Kirilo, acompañado de las oraciones del clero y los monjes, que no pudieron asistir al funeral debido a las restricciones por la Cuarentena.

Al más anciano montenegrino, serbio, argentino, abuelo y hermano en Cristo, incansable constructor del santuario y orgullo de nuestro género, que su memoria sea gloriosa y eterna, y que Cristo resucitado reciba su alma en Sus brazos, ¡por las oraciones del Santo Arcángel Miguel, el Santo Profeta Elías y todos los santos!

Presbítero Milenko Ralevic

__________


Telegrama de Condolencias del Metropolita Amfilohije y el Obispo Kirilo a la familia Gvozdenovic:

En primer lugar, quiero expresar mis condolencias a la familia Gvozdenović por la muerte de nuestro querido abuelo Mitar.

Lamento mucho que por razones de público conocimiento con respecto a la pandemia, no pueda viajar para asistir a su funeral, pero rezaré incesantemente por la salvación de su alma.

Nuestro querido Mitar es un ejemplo para observar cómo un hombre puede, incluso en un país lejano adonde vino de niño, preservar su fe, su cultura y su idioma, así como el gusle y la educación tradicional. Es un ejemplo para imitar, de cómo se forma y se cría a la familia, hijos, hijas y nietos.

También trabajó y fue celoso no solo por su familia inmediata sino también por la comunidad en general, por la construcción y disposición de la Iglesia, y especialmente por la preservación de nuestra antigua costumbre de la Slava. Él honraba mucho a Dios y su Santo Protector de su Slava, el Arcángel Miguel, por eso Dios le dio bienes y numerosos hijos, nietos y bisnietos. Recibió a cada invitado calurosamente y con su sonrisa incesante. Dejó un ejemplo a sus hijos pero también a la comunidad de la Iglesia en general sobre cómo vivir una vida agradable a Dios y digna de sus antepasados. El Señor lo tomó el día del gran profeta Elías y estamos convencidos de que Lo recibió en su Reino Eterno. Así como el Profeta Elías no murió sino que fue elevado a los cielos vivo en una carroza de fuego, así también siento que el querido Mitar por su personalidad permanecerá como vivo entre nosotros, con su memoria.

Deseamos para él la vida eterna y para su familia emularlo y seguir su camino. Una vez más, reciban las condolencias del Metropolita Amfilohije, el Obispo Kirilo, el Presbítero Esteban, el Protodiácono Nikola Radiš y todos los demás colaboradores de la Diócesis. ¡Memoria eterna!

+ Obispo Kirilo









Featured Posts
Recent Posts
Archive

Sede de la Diócesis: Catedral de la Natividad de la Virgen

calle 15 de Noviembre de 1889 - N° 1536

(1130) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

Teléfono: +54-11-4304-1211

e-mail: spc.buenosaires@gmail.com

www.iglesiaortodoxaserbiasca.org