COMUNICADO DEL SANTO CONCILIO DE OBISPOS

May 23, 2019

 

 

COMUNICADO DEL SANTO CONCILIO DE OBISPOS

 

Comunicado del Santo Concilio de Obispos

de la Iglesia Ortodoxa Serbia

de su reunión regular celebrada en el Monasterio Zica 

y en Belgrado, del 9 al 18 de mayo de 2019

 

    La reunión regular de este año del Santo Concilio de Obispos de la Iglesia Ortodoxa Serbia comenzó el 9 de mayo de 2019 en el Monasterio Zica, la primera sede de la Iglesia Serbia autocéfala, mientras que este año celebramos el 800 aniversario de la autocefalía, la independencia de la Iglesia, ese gran regalo de Dios y gran logro de San Sava. Luego de la Divina Liturgia episcopal conciliar y la Invocación del Espíritu Santo en la iglesia del Monasterio Zica, se llevaron a cabo bajo la presidencia de Su Santidad el Patriarcade Serbia Irinej, las primeras reuniones en el monasterio del 9 al 10 de mayo de 2019, mientras que el 11 de mayo el Concilio continuó su trabajo en el Patriarcado de Belgrado. Participaron en Concilio todos los jerarcas diocesanos de la Iglesia Ortodoxa Serbia con la excepción del Obispo Luka de Europa Occidental.

De acuerdo con la práctica establecida, al comienzo de la primera reunión del Concilio, el Patriarca se dirigió a los jerarcas que asistieron con comentarios introductorios en los que señaló los temas esenciales de la vida y la misión de la Iglesia Ortodoxa Serbia en el mundo contemporáneo, que se cargaron, por un lado, con muchos desafíos espirituales y tentaciones, mientras que por el otro están abiertas con posibilidades de trabajo para la renovación espiritual de nuestro pueblo.

Al comienzo del trabajo del Concilio, se dedicó especial atención a la celebración litúrgica y la conmemoración espiritual-cultural del gran jubileo, el 800 aniversario desde que nuestra Iglesia recibió el estatus de autocéfala (1219-2019). Ambas celebraciones principales para toda la Iglesia, serán realizadas en el Monasterio Zica y en Belgrado en octubre, así como también en los niveles diocesanos por todo el mundo. Con motivo del gran jubileo, el 800 aniversario de la autocefalía de nuestra Iglesia, en discusiones conciliares sobre la forma en que la misma se recibió, todos los jerarcas se pronunciaron unánimemente resaltando el carácter canónico absoluto de la autocefalía de San Sava. Cabe señalar que la celebración continuará durante todo el año siguiente, 2020, y se decidió que otro jubileo significativo se conmemore con oración ese año: el centenario de la unificación de las Iglesias regionales en una sola Iglesia Ortodoxa Serbia única y el establecimiento de su status como Patriarcado autocéfalo.

Por invitación al Concilio, visitaron el Patriarcado el Presidente de la República de Serbia Aleksandar Vucic y el representante de la Presidencia de Bosnia y Herzegovina, Milorad Dodik. Después de la reunión, en la sala de recepción formal, el Concilio escuchó con la debida atención a los dos líderes serbios que presentaron el estado y los problemas de nuestro pueblo en Serbia y en la Repúblika Srpska, y más allá, así como los esfuerzos y la batalla desigual contra los poderes gobernantes, por la conservación de Kosovo y Metohija como parte territorial de Serbia, y también el apoyo y la ayuda integral de Serbia a nuestro pueblo para que puedan sobrevivir en la tierra más sagrada de Serbia que es Kosovo y Metohija, y, paralelamente, hablaron de la cooperación fraterna de los órganos gubernamentales, instituciones de educación y cultura y todos los demás responsables públicos en Serbia y la Repúblika Srpska, por el bien de nuestra gente en ambos lados del Drina y por su bien general, donde sea que vivan.

Durante el transcurso del Concilio, se celebró una reunión con la comisión central para la construcción de la Iglesia Memorial de San Sava en Vracar, con informes de todo el trabajo realizado hasta el momento, hecho gracias a la gran ayuda del estado, así como también a donaciones de los fieles, especialmente en relación con el mosaico agregado por los artistas rusos, y el anuncio de la consagración de la Iglesia el próximo año.

Al igual que en años anteriores, el Concilio trató temas relacionados con la educación por parte de la Iglesia y creó las condiciones necesarias para una biblioteca y museo del Patriarcado que funcionen normalmente, así como una sala de archivo para la Iglesia Ortodoxa Serbia. El Protopresbítero Jovan Milanovic fue elegido nuevo rector interino del Seminario San Arsenije de Srem en Sremski Karlovac. Se discutió la cooperación de la Iglesia con las autoridades serbias correspondientes en relación con el proceso de revitalización de Sremski Karlovac y la creación de las condiciones necesarias para su nuevo papel, en realidad antiguo, como un importante lugar de trabajo espiritual, cultural y educativo del pueblo serbio.

Se cambió la fecha para conmemorar a San Pajsije, Patriarca de Pec: en lugar del 2/15 de octubre, su conmemoración será el 3/16 de octubre, sobre la base de documentos recientemente revelados sobre sus reliquias sagradas.

Las acciones de varios grupos cismáticos y sectarios se notaron con dolor.

Se escucharon y analizaron informes del Santo Sínodo de los Obispos y obispos diocesanos, así como de la organización benéfica “Filantropía” y otras fundaciones y servicios de la Iglesia Ortodoxa Serbia durante el corriente año.

Se completó la reestructuración de unas pocas diócesis, para que así la Diócesis de Banja Luka entregara varias congregaciones de sus escuelas de iglesia y parroquias, a la Diócesis de Bihac y Petrovac, y la Diócesis de Zvornik y Tuzla a la Diócesis de Dabar y Bosnia.

El Concilio otorgó por unanimidad la Orden de San Sava en Primer Grado al Dr. Demetrios (Trakatellis), el hasta hace poco Arzobispo de la jurisdicción estadounidense del Patriarcado de Constantinopla, por su amor y trabajo caritativo hacia las diócesis de nuestra Iglesia en América.

Se tomó en consideración el estado de nuestras Iglesias en la región compuesta por los estados creados sobre las ruinas de la antigua Yugoslavia, y se concluyó que existe animosidad y discriminación con respecto a la presencia de nuestra Iglesia, en casi todas partes: en Croacia, Bosnia y Herzegovina, Macedonia del Norte y particularmente en Montenegro, donde recientemente se confirmó una moción de ley anti-europea y anti-civilizada en relación con las iglesias y las comunidades religiosas. Este borrador de ley discrimina específica y deliberadamente contra la Diócesis de Montenegro y las Tierras Costeras y Budimlje y Niksic, e incluso está prevista la incautación de templos sagrados y su proclamación como propiedad del Estado (!). Tales resoluciones abolen el derecho inalienable del ciudadano a la libertad de religión y de conciencia y representan una interferencia directa en los asuntos internos de la Iglesia. También son intentos de quitar violentamente nuestros lugares sagrados a favor de la canónicamente y realísticamente  inexistente "Iglesia Ortodoxa Montenegrina" y amenazan con destruir ciertas iglesias (la iglesia en la montaña Rumija y el baptisterio en Prevlaka). Por supuesto, en todas partes, tanto en Montenegro como en Croacia y en otros lugares, hay no pocas personas honorables y comunidades y organizaciones enteras que abogan por la justicia y la libertad de todos. El estado de nuestra archidiócesis autónoma de Ohrid en el norte de Macedonia también es difícil, donde en la actualidad no existe una persecución directa contra el Arzobispo Jovan, jerarcas, clérigos, monásticos y fieles, pero la Espada de Damocles de nuevas persecuciones judiciales se cierne constantemente sobre sus cabezas. A pesar de esto, nuestra Iglesia, como antes, sigue apoyando el diálogo para resolver los problemas en una base auténticamente canónica con la Iglesia allí, que durante décadas ha estado en cisma.

Respecto a las actitudes públicas hacia o contra la vacunación obligatoria de los niños, el Concilio considera que deben respetarse tanto los motivos de la medicina científica, así como también el temor de los padres a recibirla.

El mayor problema de la Iglesia Ortodoxa hoy en día es el cisma eclesiástico en Ucrania y el fallido intento del Patriarcado de Constantinopla por resolver el problema por iniciativa propia, sin diálogo con la Iglesia canónica en Ucrania ni con la Iglesia Ortodoxa Rusa en su conjunto y sin asesoramiento paneslavo. En este sentido, la posición actual del Concilio sigue siendo la siguiente: nuestra Iglesia no reconoce la estructura de la iglesia falsa recién establecida en Ucrania, dirigida por los ciudadanos Denysenko y Dumenko, y nuestra Iglesia está en comunión litúrgica y canónica, única y exclusivamente con la canónica Iglesia Ortodoxa de Ucrania, dirigida por Su Eminencia Reverendísima Metropolita Onufry, y con todas las demás Iglesias Ortodoxas canónicas.

Por enésima vez, el Concilio expresa su asombro e indignación por las intrusiones no canónicas de los obispos y el clero de la Iglesia Ortodoxa Rumana en las diócesis de la Iglesia Ortodoxa Serbia en Serbia oriental.

Las relaciones con la Iglesia Católica Romana y con las Iglesias de la Reforma, que se encuentran en Serbia, así como con las comunidades islámicas en Serbia, son tradicionalmente buenas y correctas, lo cual, desafortunadamente, no se puede decir de las relaciones con ciertos círculos de la Iglesia Católica Romana en Croacia y las comunidades islámicas en Bosnia y Herzegovina.

Los miembros recién elegidos del Santo Sínodo de Obispos son el Metropolitano Hrizostom de Dabar y Bosnia y los Obispos Irinej de Backa, Jovan de Sumadija y David de Krusevac.

 

Presentado por el Obispo Irinej de Backa,

Portavoz de la Iglesia Ortodoxa Serbia

 

(Traducido por la Diócesis de Buenos Aires, Sur y Centro América 

de la Iglesia Ortodoxa Serbia) 

 

 

_______________

 

Comunicado del Santo Concilio de Obispos 

de la Iglesia Ortodoxa Serbia 

referente a Kosovo y Metohija

 

Viernes 17 de mayo de 2019

 

Al conmemorarse, el 800 aniversario de la autocefalía de nuestra Iglesia local, y con gran responsabilidad ante Dios y ante los santos patriarcas, arzobispos y obispos que durante siglos con su clero, monásticos y fieles defendieron el Testamento del Príncipe Lázaro y preservaron Kosovo y Metohija en nuestra memoria espiritual como nuestra tierra santa y testamentaria, luchando por la preservación de nuestros lugares sagrados y la libertad de nuestro pueblo, el Santo Concilio de Obispos reitera una vez más su posición unánime e inequívoca, expresada en las reuniones del año pasado celebradas en mayo y noviembre. 

Kosovo y Metohija es una parte integral del territorio soberano de la República de Serbia y, como tal, se define en la Constitución serbia y en la Resolución 1244 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. La soberanía y la integridad territorial de Serbia, incluidos Kosovo y Metohija, sin importar la ilegalidad del así declarado estado de Kosovo, son reconocidas por la gran mayoría de la humanidad, incluidos Rusia, China y cinco países de la Unión Europea, la OSCE, la UNESCO y otras importantes organizaciones internacionales. Por esta razón, el Santo Concilio de Obispos de nuestra Iglesia considera inaceptable cualquier cambio en el estatus de Kosovo y Metohija que lleve ya sea al reconocimiento de Kosovo como un estado independiente o a cualquier variación de la división territorial, sin la cual no es posible una partición. Tales soluciones inevitablemente conducirían a la emigración de la mayoría de los restantes serbios, que viven en la mayoría de las comunidades albanesas de Kosovo y Metohija, y al daño incalculable a nuestra herencia espiritual y cultural.

Como los jerarcas de la Iglesia Ortodoxa Serbia presentamos esta posición, no como una posición política, sino sobre todo como pastoral e histórica, que proviene de la lucha de siglos de nuestra Iglesia para preservar la supervivencia de los fieles serbios y de los santuarios en las centenarias moradas, y la voluntad de la gran mayoría de nuestro pueblo. Esta posición no significa de ninguna manera apoyar la idea del llamado conflicto congelado; más bien, representa una invitación a todos los sectores políticos para continuar el diálogo, sin presiones ni chantajes en el contexto de resolver el problema de la protección de los derechos humanos de las personas, la libertad de vida y el trabajo de la Iglesia Ortodoxa Serbia, la protección institucional y de seguridad de nuestros lugares sagrados, el regreso de los desplazados y el libre acceso a la propiedad a todos aquellos que le han sido incautados o usurpado ilegalmente. Por lo tanto, apoyamos firmemente todo diálogo que debe contribuir al estado de derecho y la ley, así como a la reconciliación entre todos los pueblos que viven en el territorio de Kosovo y Metohija como la provincia del sur de Serbia.

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive

Sede de la Diócesis: Catedral de la Natividad de la Virgen

calle 15 de Noviembre de 1889 - N° 1536

(1130) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

Teléfono: +54-11-4304-1211

e-mail: spc.buenosaires@gmail.com

www.iglesiaortodoxaserbiasca.org