HOMILÍA DEL METROPOLITA PABLO DE ALEPO, EN LA ENTRADA DEL SEÑOR EN JERUSALEN - DOMINGO DE RAMOS

March 31, 2018

 

 

Homilía del Metropolita Pablo de Alepo (*)

para el Domingo de Ramos:

"Recibir a Cristo entrando a Jerusalén"

 

"El Domingo de Ramos es el día en que recibimos a nuestro Señor como crucificado, y lo hacemos entrar en nuestra vida para compartir con Él Su Pasión. Es el día en que caminamos, junto al Rey que está viniendo, el sendero de la resurrección que Él ha trazado, es decir el camino de la cruz", explica el Metropolita Pablo de Alepo en su homilía del Domingo de Ramos

 

 

(*) El Metropolita Pablo de Alepo, del Patriarcado de Antioquía, fue secuestrado en Siria en abril del 2013 por el ISIS y hasta el día de hoy no se sabe nada de él.

 

 

 

Recibir a Cristo entrando a Jerusalén

 

“Bendito el que viene en nombre del Señor”

Homilía de Monseñor Pablo Yazigi, Arzobispo de Alepo

 

En el ajetreo y el bullicio de los acontecimientos salvíficos, Jesús se acerca a Jerusalén. En Betania, la confrontación exacerba al mundo, y los acontecimientos comienzan a llegar a su fin. El Evangelio nos muestra dos recepciones de Jesús acontecidas en esos momentos cruciales.

La primera recepción tuvo lugar en Betania. Allí le ofrecieron cenar a Jesús; Lázaro estaba presente, y María arrojó un perfume muy caro a los pies de Jesús antes de secarlos con sus cabellos. En esta maravillosa recepción, María ofreció lo más valioso que tenía. Pero, estaba también presente alguien que tenía una disposición totalmente opuesta: Judas. Este era un ladrón, y tenía la caja en la que la gente depositaba sus ofrendas.

La segunda recepción tuvo lugar al día siguiente, en las puertas de Jerusalén, donde el pueblo recibió a Jesús con ramos gritando: “Hosanna, bendito el que viene en nombre del Señor, el Rey de Israel”.

Podemos clasificar en tres modelos a quienes recibieron a Jesús:

En el primer modelo viene María, quien ofreció a Jesús lo más precioso que tenía. Más bien, secó sus pies con sus cabellos. Su cabello era su “gloria”; pero su amor a Cristo le hizo ver que en honrar a Jesús se encontraba su propia gloria, en arrojar su dinero sobre Sus pies se hallaba su propia riqueza, y en darle la bienvenida estaba su vida.

En el segundo modelo viene Judas. Este, mientras que los demás recibían a Jesús, quería sacar provecho y ganar más para la caja. La gloria de Jesús significaba pérdida para él. La gloria de Cristo competía con su gloria personal; su amor propio no le dejaba ver al Señor como ser querido. Su egoísmo no permitía una glorificación que iba en detrimento de sus intereses, porque sus intereses estaban por encima del amor. En otras palabras, era un discípulo que amaba el mantener la caja, amaba al otro como motivo para volver a amarse a sí mismo. Pues el otro, incluso el mismo Jesús, era una oportunidad para sacar provecho. Este se amó a sí mismo; la vida de Jesús para él era muerte, mientras que la muerte de Jesús era su vida.

En el tercer modelo se encuentra el pueblo, quien exaltó a Cristo en el Domingo de Ramos como Rey para crucificarlo unos días después. Aquí, el pueblo clamó “Hosanna, sálvanos”; allí,  gritó “levántalo, crucifícalo”. Aquí Lo recibió con ramos; allí Lo golpeó con cañas. Aquí, tendió sus mantos delante de un burro; allí, se repartieron sus vestidos. Aquí, el pueblo dejó a los escribas y siguió a Jesús; allí, siguió a los escribas y dejó a Jesús. Aquí, salió a recibirlo y lo hizo entrar a Jerusalén; allí, Lo sacó afuera de Jerusalén y Lo elevó sobre el madero de la cruz. Este es el pueblo cuya opinión es vacilante.

¿Y nosotros? A menudo nos unimos al tercer modelo, vacilando entre la fe y la negación, entre el amor y lo tibio; a la vez nos consideramos apóstoles, mientras que otras veces nos comportamos como enemigos. A veces queremos morir por Él, mientras que otras veces negamos la gracia de Su muerte por nosotros.

Seguramente el Domingo de Ramos es una fiesta que va más allá de la belleza del ropaje de la fiesta. Su alegría no proviene de los ramos, ni de las flores, ni de las velas, pues estos son meras expresiones. Entonces, ¿en qué consiste la fiesta?

El Domingo de Ramos es nuestra puerta de entrada a la Semana Santa. Es el día en que recibimos a nuestro Señor como crucificado, y lo hacemos entrar en nuestra vida para compartir con Él Su Pasión. Es el día en que caminamos, junto al Rey que viene, el sendero de la resurrección que Él ha trazado, es decir el camino de la cruz. El Domingo de Ramos es la fiesta en que anunciamos  nuestra aceptación a tal Rey, quien no nos prometió comodidad, sino martirio. Aceptamos a este Señor quien nos hace pasar primero por la muerte y luego nos otorga la Resurrección. El Domingo de Ramos es una invitación a salir de la fila de aquellos que vacilan, para sumarnos a la fila en la que se encuentra María. Es una invitación que nos transforma, al escucharla, de discípulos que se aman a sí mismos para ser discípulos que aman sólo a su Señor.

Cristo viene y entra a Jerusalén para cumplir la profecía del Anciano Simeón según la cual Jesús vino “para caída y para levantamiento de muchos” (Lc 2:34). La venida de Cristo en la fiesta del Domingo de Ramos no permite que seamos neutrales. Jesús vino a abolir el segundo modelo y a levantar el tercer modelo. Por ello, los himnos de la fiesta dicen públicamente: “Llevamos Tu cruz, cuyo símbolo son los ramos del Domingo de Ramos, y la levantamos diciendo: Bendito el que viene en nombre del Señor”. Amén.

(Fuente: www.acoantioquena.com)

 

 

Tropario del Domingo de Ramos:

Asegurando antes de tu pasión la resurrección general, oh Cristo Dios, levantaste a Lázaro de los muertos. Por lo tanto también nosotros, llevando el signo de la victoria, Te clamamos como los niños; Hosanna en las alturas. Bendito es el que viene en nombre del Señor.

 

Nota:

Asegurando la resurrección general - asegurando que sucederá la resurrección de todos los muertos.

Como los niños - semejante a los niños. Los niños, al igual que los adultos, recibieron a Cristo con ramas arbóreas y le glorificaron.

Llevando el signo de la victoria - Aquí por signo de la victoria de Jesucristo sobre la muerte se sobreentienden los ramos que portamos y con los cuales embellecemos el templo. En esa época estos ramos representaban la victoria.

“Hosanna” significa en hebreo “sálvanos”.

El asno sobre el que se encuentra Cristo, es la imagen de la paz, en contraposición con el caballo que es la imagen de la guerra. La paz que Cristo nos trajo, es la ofrenda de Sí mismo, porque, de esta manera, trajo la paz al ser humano al unirlo en la comunión del amor y de la vida de Dios.

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive

Sede de la Diócesis: Catedral de la Natividad de la Virgen

calle 15 de Noviembre de 1889 - N° 1536

(1130) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

Teléfono: +54-11-4304-1211

e-mail: spc.buenosaires@gmail.com

www.iglesiaortodoxaserbiasca.org