Se celebró en Buenos Aires el Encuentro del Señor en el Templo y el Día Nacional de Serbia




El Encuentro del Señor en el Templo, una de las Doce Grandes Fiestas de la Iglesia, se celebró en la Catedral Ortodoxa Serbia de la Natividad de la Virgen en Buenos Aires, Argentina. Asimismo se celebró también el Día Nacional de Serbia. Su Eminencia Obispo Kirilo de Buenos Aires, Sur y Centro América presidió la Divina Liturgia Episcopal, a la que asistieron Sanja Milinkovic - encargada de negocios de la Embajada de Serbia en la Argentina, junto con miembros del Ministerio de Relaciones Exteriores de Serbia y de la Embajada de Serbia, así como muchos fieles a pesar de ser un día laboral. Al final de la Liturgia el Obispo Kirilo bendijo uvas, manzanas y demás frutas (debido a que en el hemisferio sur el mes de febrero es la estación de las frutas, así como en el hemisferio norte esto sucede en agosto en la fiesta de la Transfiguración del Señor), y luego leyó la oración por la Nación Serbia. En su sermón el Obispo Kirilo dijo, entre otras cosas, que “en el día de hoy celebramos el Encuentro del Señor en el templo. Cuando la Virgen Madre de Dios trajo a Su Hijo al templo, junto con José, para ser presentado cumpliendo así con la ley del Antiguo Testamento, en ese momento estaba en el Templo el Justo Simeón. Este santo hombre participó de la traducción de las Sagradas Escrituras del hebreo al griego, la famosa “traducción de los Setenta” o “Septuaginta”. Esta traducción se llevó acabo desde el siglo III A. C. hasta el I D. C. y Dios le dijo a Simeón mientras traducía, que no iba a morir hasta que vea al Mesías. Simeón vivió como 300 años y finalmente se cumplió la profecía cuando el Niño Dios Jesucristo es presentado en el Templo”, dijo el Obispo. Luego Vladika Kirilo agregó: “La historia de Serbia también tiene a un santo hombre llamado Simeón, y es San Simeón el padre de San Sava, quien junto con su hijo fueron los pilares de la Iglesia Serbia y el Estado Serbio. Tenemos la bendición de tener aquí en el jardín de nuestro templo el viñedo que creció luego de que el Metropolita Amfilohije plantara unos tallos del milagroso viñedo de San Simeón que crece en Hilandar. Estas uvas que hemos bendecido aquí en el templo son de este viñedo nuestro que tiene la bendición de San Simeón. Y la Nación Serbia dio muchos hombres y mujeres santos como San Sava y San Simeón. Uno de ellos fue el gran Karadjordje Petrovic quien lideró el primer levantamiento Serbio en 1804, para que luego Serbia se liberara del Imperio Otomano en 1835. Hoy también celebra este día la región de Montenegro, que en su historia fue parte de la Gran Serbia. Karadjorđe Petrovic también fue pariente de los Petrovic Njegos en Montenegro. Hoy en la Liturgia hemos rezado por el Estado Serbio así como rezamos por el Estado Argentino y por todos los países del mundo, pero especialmente hoy rezamos por la Nación Serbia porque allí se encuentra la Sede Patriarcal de nuestra Santa Iglesia, y es nuestra Madre Patria. Rezamos por todos los serbios que se encuentran tanto en Serbia como en la diáspora, así como rezamos por todos los cristianos, para que Dios los guíe hacia la Vida Eterna”, concluyó Vladika Kirilo. Luego todos participaron del almuerzo en el salón parroquial.







Featured Posts
Recent Posts
Archive