Se celebró el Domingo de Ramos en Buenos Aires y con una Liturgia al aire libre




El pasado domingo 25 de abril, se celebró en la Catedral de la Natividad de la Virgen en Buenos Aires la Entrada Triunfal del Señor en Jerusalem - Domingo de Ramos. Con la bendición de Su Eminencia Kirilo Obispo de Buenos Aires, Sur y Centro América, la Divina Liturgia se celebró en el patio de la Iglesia al aire libre, debido a que las restricciones que rigen en estos días en la Ciudad de Buenos Aires por la Pandemia no permiten que haya oficios en lugares cerrados. La Divina Liturgia fue celebrada por el Presbítero Esteban y el Hieromonje David, y participó un importante número de fieles.

Los primeros en comulgar del Santo Cuerpo y Sangre del Señor fueron Pablo, Estefanía y Felipe ya que ellos junto con el siervo de Dios Juan, fueron bautizados y confirmados el sábado anterior.

En el sermón, el Padre Esteban dijo entre otras cosas que "Cristo entró a Jerusalén, no en un caballo porque en aquella época entrar a una ciudad a caballo era sinónimo de guerra, sino que entró sobre un pollino, que era sinónimo de paz, porque Él es el Rey de la Paz. Y los ramos de palmeras y olivos en aquella época representaban la victoria porque se utilizaban para celebrar la victoria de un ejército en alguna batalla. Y aquí los niños que portaban estos olivos proféticamente celebraban la victoria de Cristo sobre la muerte. Por eso los ramos que llevamos a nuestras casas hoy son el símbolo de la victoria de Cristo sobre la muerte. San Ambrosio de Milán agrega que el olivo nos da el aceite con el que en aquellas épocas se usaba para limpiar y curar las heridas. Y los olivos que portamos este día nos recuerda que Cristo vino a curar nuestras heridas del alma: nuestras debilidades, flaquezas, pecados".


















Featured Posts
Recent Posts
Archive