Más oraciones para ser rezadas por la paz en Ucrania




Tropario al ícono de la Madre de Dios “Quien ablanda los corazones malvados”


Suaviza nuestros corazones malvados, Madre de Dios, repele los ataques de los que nos odian, y todas nuestras amarguras espirituales resuélvelas. Porque, mirando a Tu santa imagen, nos ablandamos con Tu compasión y misericordia por nosotros, y besamos tus llagas. De nuestras flechas que te atormentan, nos horrorizamos. No dejes, Madre Misericordiosa, que perezcamos por nuestra dureza de corazón o por la dureza de corazón de nuestro prójimo, porque Tú eres verdaderamente Quien ablanda los corazones malvados.

_


Oración por Ucrania leída diariamente en los templos ortodoxos en Lituania


Señor Jesucristo, Dios nuestro, mira con Tus ojos misericordiosos el sufrimiento y el llanto doloroso de Tus hijos que viven en las tierras ucranianas.

Libra a tu pueblo de la guerra fratricida, has cesar el derramamiento de sangre, aleja los consecuentes males, lleva a los desposeídos a hogares, alimenta a los hambrientos, consuela a los afligidos, une a los que están divididos, ablanda los corazones endurecidos y vuélvelos hacia el conocimiento de Ti.

Soberano Misericordioso, Señor Jesucristo, por las oraciones de Tus santos, y especialmente por las oraciones de Tu Purísima Madre, la Santísima Virgen María, pon fin a la guerra fratricida, concede la paz a la gente de la tierra de Ucrania, la paz a tu Iglesia y a sus hijos fieles, a fin de que Te glorifiquemos con un solo corazón y una sola boca, nuestro Señor y Salvador por los siglos de los siglos. Amén.


Oración por el cese de los conflictos, la sedición

y desorden interno


¡Señor Jesucristo nuestro Dios! Acepta las elevación de nuestras oraciones y nuestras manos por el perdón de todos nuestros pecados e iniquidades, con los cuales irritamos Tu filantropía y encolerizamos Tu bondad; y aparta de nosotros toda Tu ira, dirigida con justicia hacia nosotros. Apaga toda sedición y discordia, las luchas, ahora existentes, el derramamiento de sangre y las luchas internas, y concede paz y calma, amor y seguridad, y pronta reconciliación a Tu pueblo, a quien has redimido con Tu honorable sangre. Por la gloria de Tu nombre y la afirmación y fortalecimiento de Tu Santa Iglesia, porque eres bendito por los siglos de los siglos. Amén.



Featured Posts
Recent Posts
Archive