La celebración de la Anunciación de la Virgen - Ordenación a sacerdote



El pasado jueves 7 de abril se celebró la Divina Liturgia por la Gran Fiesta de la Anunciación de la Virgen. La Liturgia se ofició en la Catedral Ortodoxa Serbia de la Natividad de la Virgen, en la ciudad de Buenos Aires, precedida por Su Eminencia Kirilo, Obispo de Buenos Aires, Sur y Centro América. Concelebraron el Presbítero Esteban Jovanovich, el Hieromonje David Janketic y el diácono Aleksadar Maric. Durante la Liturgia el Padre Aleksandar fue ordenado a sacerdote. El Padre Aleksandar vino desde Serbia con su esposa Lidija y el hijo de ellos Dimitrije. Y fue ordenado sacerdote para que sea el nuevo párroco de la Iglesia San Miguel Arcángel en Venado Tuerto.

Durante la Liturgia, el Obispo Kirilo dijo en su sermón: “Hoy en la Fiesta de hoy podemos hablar acerca de los límites. Los límites tienen dos lados, como una espada. El primer límite lo puso el diablo, porque toda la creación que había creado Dios era buena y estaba unida, pero al diablo no le gustaba esta unidad y por eso puso su propio límite. Y este límite en sustancia es el mal y la muerte. El hombre al estar fuera del límite de la creación, alejado de su Creador Dios, comenzó a vivir en la concupiscencia y a esclavizarse de los males y la muerte. En ese momento apareció una Virgen que no estaba de acuerdo con este límite y abrió un nuevo límite, el límite opuesto. Este nuevo límite el cual une al mundo y no lo separa como el primer límite. Por eso en las Puertas Reales en los Iconostasios de los templos está representado el ícono de la Anunciación de la Virgen, porque la Virgen en su aceptación de la voluntad de Dios en el momento de su Anunciación que dará a luz al Salvador, ella unió al mundo terrenal con el mundo celestial, y las Puertas Reales son el límite entre la nave del templo y el altar, los cuales simbolizan el reino terrenal y el Reino Celestial. Entonces la Virgen María nos enseña a unir al mundo con amor, y a dejar a un lado la testarudez de odiar a los hermanos, de alejarse de ellos, luchar contra ellos; porque cuando hacemos esto último estamos mostrando que ponemos nuestro propio y particular límite”, dijo Vladika Kirilo.

Luego agregó: “Hoy el Padre Alejandro, nuevo sacerdote, con su nueva misión, va a obrar para unir los límites del reino terrenal con el Reino Celestial, lo cual es el objetivo del sacerdocio. Le deseamos éxito! Y para que lo tenga, debe primero unir lo terrenal con lo Celestial dentro de sí mismo, para luego poder ayudar a otros a que lo logren, y también que se logre en toda la creación a su alrededor. Que la Madre de Dios sea la mejor maestra y ayuda para él en este camino que lleva de la tierra al Cielo”, concluyó Monseñor Kirilo.





























Featured Posts
Recent Posts
Archive