Falleció en el Señor, la sierva de Dios Olga Ayau, la madre de la Igumeni Inés



El pasado 15 de julio del 2021 falleció en el Señor, a los 90 años de edad, la sierva de Dios Olga de Ayau, la madre de la Igumeni Inés del Monasterio de la Santísima Trinidad en Guatemala. Sus restos descansan en la cripta del Monasterio.

La sierva de Dios Olga fue esposa del reconocido benefactor Manuel F. Ayau. Ambos fueron fundadores de Universidades, orfanatos y obras de beneficencia en Guatemala. Fueron también fundadores de la Iglesia Ortodoxa en Guatemala al llegar a Guatemala su hija la Igumeni Ines, y fundar el Monasterio de la Santísima Trinidad en ese país.

La Madre Inés escribió de ella: "Dios le concedió una larga vida, llegó a los 90 con buena salud, vista excelente. Llena de bendiciones. Mi mamá fue una gran mujer, elegante en todo. Ortodoxa desde que llegó la Ortodoxia a Guatemala con nosotras. Un gran apoyo en todo sentido. Sabia consejera. Muy creativa. Con sentido común, humor y tino inigualable. Siempre amable con todos sin distinción. Quiso a todos nuestros niños huérfanos como una abuela cariñosa a quienes visitaba con regalos todos los sábados que almorzaba con nosotras. Asistía a todos los servicios litúrgicos cuando pudo. Una mujer piadosa y sobria. Fina y elegante con gran corazón. Encontraba solución a todos los problemas. Todo era una bendición de Dios. Excelente esposa durante 60 años de casados hasta que falleció mi papá hace 11 años. Juntos fundaron muchas obras educativas y de caridad. Uniendo siempre a su gran familia de 6 hijos (4 mujeres y dos varones), sus nietos y bisnietos numerosos: 6 hijos, 12 nietos, 23 bisnietos. Más mil niños huérfanos de las monjas. Más esposas y esposos y todos los amigos abundantes y empleados. Ejemplar. Damos gracias a Dios por su vida, su gran familia y todos sus amigos como ustedes. Brilla para ella la Luz perpetua en la presencia de Dios y en compañía de mi papá y todos sus amigos y familiares".

El Obispo Kirilo envió a la Madre Inés una carta de condolencias, en la que escribió:

" Respetada Igumeni Inés Ayau,

Reciba mis sinceras condolencias por el fallecimiento en el Señor, de su madre la sierva de Dios Olga de Ayau.

Su madre Olga junto con su padre fueron fundadores de la Iglesia Ortodoxa en Guatemala, ayudándola a usted y a las demás Madres en esta labor, especialmente con la construcción del Monasterio de la Santa Trinidad, que posee una belleza tan especial. Su madre junto con su padre fueron fundadores también de muchas obras de caridad y educación, con las cuales ayudaron a una gran cantidad de niños y jóvenes que tenían pocos recursos. También ella formó junto con su padre una familia numerosa: 6 hijos, 12 nietos y 23 bisnietos, lo cual es un ejemplo para las generaciones de hoy. Y aquí entre sus hijos y nietos podemos incluir a los incontables hijos adoptivos como lo fueron los huérfanos que ayudaron con las Fundaciones y asistencia de las monjas. Todo esto habla de una mujer con una firme decisión en su vida: vivir según los Mandamientos de Dios. No vivir para uno mismo sino vivir para Dios y así vivir para el prójimo.

Damos gracias a Dios que le dio a su sierva Olga una larga vida en la Tierra, y rezamos fervientemente para que también el Creador le conceda la Vida Eterna en el Reino Celestial".


MEMORIA ETERNA!

Featured Posts
Recent Posts
Archive