Falleció en el Señor la sierva de Dios Maria Gvozdenovich



La sierva de Dios María Markovich de Gvozdenovic falleció en el Señor el pasado 11 de noviembre del 2022 a la edad de 93 años, en la ciudad de Colón, Prov. Buenos Aires. María vivía en la ciudad de Guatimosín, Prov. Córdoba junto con su hija Lila. Había ido a visitar a su otra hija Emilia en Colón, cuando el Señor la llamó de esta vida terrenal.

Un gran ejemplo de mujer cristiana y de madre, la querida “baba María” en toda su vida estuvo cerca de la Iglesia Ortodoxa, celebrando cada año la “Slava” de San Miguel Arcángel junto a su marido Juan Gvozdenovich, y luego del fallecimiento de su marido continuó celebrándola con la ayuda de sus hijos y nietos. También viajaba a la ciudad de Madariaga a celebrar la Slava de su familia Markovich, junto a su hermano Pedro “Perico” Markovich. Asistía, siempre que podía, a los servicios litúrgicos en la Iglesia San Miguel Arcángel en Venado Tuerto, templo que ella vio construir y ayudó a construir junto con su esposo y familia.

María, con mucho amor cristiano, mantuvo a su familia siempre unida y también unidos con la Iglesia, esa siempre fue su principal preocupación. Rezaba con mucho fervor, incluso hasta los últimos días de su vida recordaba perfectamente y recitaba una oración a Dios, que ella había aprendido de su madre desde niña y que siempre la rezaba.

María nació en la ciudad de Kotor, en Montenegro, el 25/02/1929, era hija de Marko Markovich y Zorka Vuksaovic Vukasovic. Llegó a la Argentina con tan solo 7 años con su madre y su hermano. Su padre ya estaba en Argentina esperándolos. Se instalaron en Madariaga. A los 16 años conoce a quien será su marido, Juan Gvozdenovich quien también había venido de la ex Yugoslavia, y se casaron en el año 1945. Luego se mudaron a Venado Tuerto (prov. Santa Fe) donde criaron a sus cuatro hijos: Saverio (Savo), Milan (Miguel), Ilinka (Lila) y Milenka (Emilia).

La pérdida de su hijo Savo en el 21 noviembre del año pasado 2021 fue algo muy doloroso para ella. Los sacerdotes Padre Milenko y Padre Esteban en muchas oportunidades la visitaban y le llevaban la Santa Comunión cuando ella no podía ir a la Iglesia en Venado Tuerto. En los últimos meses su salud empeoró. El Presbítero Aleksandar Maric, actual párroco de la Iglesia de San Miguel Arcángel, viajó a la ciudad de Colón para darle la Santa Comunión a María, y ella a los tres días falleció en paz. Sus restos terrenales fueron sepultados en el cementerio de Arias (Prov. Córdoba, ciudad del que su nieto Matías Gvozdenovich es Intendente) junto a los restos de su amado marido Juan. Fue enterrada con su vestimenta montenegrina que su hija Lila le había hecho para celebrar sus 80 años.

“Baba Maria” será siempre para los que la conocieron y para las generaciones futuras, un ejemplo de madre y de feligrés de la Iglesia.

El Obispo Kirilo, junto con el Presbítero Esteban Jovanovich y el resto de sus colaboradores, expresaron sus condolencias a sus familiares y a todos los parroquianos de la Iglesia San Miguel Arcángel. ¡Que Dios, El cual resucitó de los muertos, le conceda a ella su propia resurrección a la Vida Eterna! ¡Que su memoria sea eterna!







Featured Posts
Recent Posts
Archive