top of page

Epístola Pascual de Su Santidad Patriarca de Serbia Porfirije - Pascua 2023



La Iglesia Ortodoxa Serbia a sus hijos espirituales en la Pascua de 2023


+ PORFIRIJE


Por la gracia de Dios

Arzobispo Ortodoxo de Pec, Metropolita de Belgrado-Karlovac y Patriarca serbio,

con todos los Jerarcas de la Iglesia Ortodoxa Serbia,

a los sacerdotes, monjes y todos los hijos e hijas de nuestra Santa Iglesia:

gracia, misericordia y paz de Dios Padre, de nuestro Señor Jesucristo

y del Espíritu Santo,

con la alegría del saludo Pascual:


¡CRISTO RESUCITÓ!


“Entrando en el sepulcro vieron, sentado a la derecha,

a un joven vestido con una larga túnica blanca, y quedaron llenas de estupor.

Mas él les dijo: “No tengáis miedo. A Jesús buscáis, el Nazareno crucificado.

Resucitó, no está aquí. Ved el lugar donde lo habían puesto” (S. Marcos 16:5-6)


Nos regocijamos hoy, nuestros queridos hijos espirituales, nos regocijamos y celebramos la Fiesta de las Fiestas, la Resurrección de nuestro Señor y Salvador Jesucristo de entre los muertos. Nos regocijamos y celebramos porque como las mujeres miróforas de antaño, nosotros también escuchamos las palabras del ángel: "¡No tengáis miedo!". Nos regocijamos y celebramos la Resurrección del Señor Cristo porque durante más de ocho siglos el Ángel Blanco del fresco del Monasterio Milesevo de San Sava ha estado señalando la tumba vacía y diciendo: "¡Resucitó, no está aquí!". Nos regocijamos porque, a pesar de todas las circunstancias y adversidades, nos siguen los grandes y apacibles ojos de este Ángel Blanco -los frescos más bellos, amados y famosos hechos por nuestro pueblo- diciéndonos que Jesús de Nazaret, crucificado en la cruz, resucitó de la tumba.

Nos regocijamos y celebramos la Resurrección de Cristo porque “agradó al Padre hacer habitar en Él toda la plenitud, y por medio de Él reconciliar consigo todas las cosas, tanto las de la tierra como las del cielo” (Col 1:19-20). ¡Nos regocijamos y celebramos la victoria sobre las victorias, porque en el Crucificado y Resucitado de la esclavitud de la muerte -a la que se sometió por el pecado (del género humano)- se congrega y se salva toda la creación! ¡Nos regocijamos y celebramos la Resurrección del Señor Cristo porque, al hacerlo, recibimos la promesa de nuestra propia victoria sobre las cadenas de la muerte y anunciamos al mundo la alegría de la vida!

Esa, hermanos y hermanas, es la fe de la Iglesia Ortodoxa que nos revela el Ángel Blanco de Milesevo, mostrándonos la tumba vacía de Cristo, con el mensaje: "¡No tengáis miedo!". Dios habló esas palabras de aliento en las más diversas circunstancias de pruebas, crucifixiones y problemas individuales y nacionales. " Sed fuertes y valerosos; no temáis ni os amedrentéis…; porque contigo marcha el Señor Dios, quien no te abandonará ni te desamparará ", Le dijo a Israel a través de Moisés (Deuteronomio 31:6). Y lo repitió al Nuevo Israel por medio del Hijo Unigénito que milagrosamente, caminando sobre las olas, se acercó a la nave donde estaban los apóstoles calmando el mar embravecido: "¡Animo! soy Yo. ¡No tengáis miedo!" (Mc 6:50). En el momento más terrible de la vida de un anciano de la sinagoga judía, cuyo nombre era Jairo y cuya hija se estaba muriendo, el Señor Jesucristo también le dijo: "¡No tengáis miedo! ¡Sólo cree!". Porque la fe que impregna y traza el camino de la vida, que nutre a todo ser humano con los jugos de la fortaleza de la gracia, verdaderamente todo lo puede.

Esto lo muestra mejor el relato Evangélico sobre la fe inagotable y la confianza en Cristo de cuatro personas que decidieron hacer todo lo posible para que Dios hiciera lo que es imposible para las personas, es decir, un milagro, y sanara a su incrédulo amigo enfermo. Ningún obstáculo externo pudo detenerlos en su intención de llevar a Cristo al que había sido arrebatado de Él (Mc 2:1-5). Su fe era tan grande que ante la imposibilidad de acercarse al Señor entre la multitud de gente reunida alrededor de la casa donde estaba curando a la gente, ofrecieron a Cristo al enfermo desmantelando el techo y bajándolo por ahí. Todos estos acontecimientos confirman la fuerza del esfuerzo conjunto, la fuerza de la oración de la Iglesia. La fe de unas pocas personas que tienen confianza en Cristo es una fuerza que ayuda incluso a los que son débiles en la fe, y a veces incluso a los que no tienen fe. Precisamente por la fuerte fe en Él, en Su amor y juicio final, el Señor Resucitado estuvo también con nuestros antepasados ​​cuando cayeron pero luego se levantaron, cuando lloraron y luego se regocijaron, cuando emigraron por los caminos del mundo, fueron crucificados e inmersos en el historias de otras naciones.

Recordemos, queridos hijos espirituales, la historia bíblica de Sodoma y Gomorra. Situadas contra el desierto alrededor del Mar Muerto, aquellas ciudades en el valle irrigado y verde del Jordán tenían la apariencia de hábitats celestiales. Sin embargo, esta civilización avanzada y atractiva estaba lejos del paraíso. Los habitantes de estas ciudades estaban inmersos en una vida desvergonzada, ajena a la divinidad del hombre y aborrecible a Dios. El Señor anunció que destruiría estas ciudades para que su pantano de pecado no se tragara al resto de la gente. "¿Quieres ejecutar al justo con el injusto?" - gritó el antepasado justo Abraham y le rogó al Señor que perdonara a estas ciudades si encontraba al menos cincuenta personas justas en ellas. Pero como no halló en ellos ni siquiera diez almas justas, el Señor entregó a Sodoma y Gomorra a destrucción y ruina.

La verdad bíblica sobre Sodoma y Gomorra sigue siendo válida hoy. El progreso tanto económico como cualquier otro es ciertamente importante para las sociedades en las que vive nuestro pueblo, pero es incomparablemente más importante la salud espiritual de nuestro pueblo, esa fe fuerte y congregacional en el Señor Crucificado y Resucitado que moldea todo nuestro ser nacional. Nuestros valores de vida, cultura, ethos e identidad dependen de la fe en la Resurrección de Cristo y Su Evangelio. Con la fe de los cuatro, Cristo sanó al que estaba espiritual y físicamente paralizado a causa del pecado. El Señor habría salvado a Sodoma y Gomorra si hubiera tenido en quien confiar, si hubiera habido personas que, como los cuatro del Evangelio, hubieran estado dispuestas a ayudar a su amigo con el poder de la fe y la confianza en Cristo, con el poder de la oración. Con estos ejemplos, el Señor resucitado nos recuerda por boca de la Iglesia, que nuestros esfuerzos en la vida sólo son benditos y fructíferos si se basan en la fe en comunidad y en todo lo que de ella brota, en la oración y el ascetismo, en el amor y la esperanza. Sólo cuando Cristo está en primer lugar, todo estará en su lugar. Sin ello, todos nuestros esfuerzos son en vano. “Si el Señor (sobre los cimientos de la fe) no edifica la casa, en vano trabajan los que la construyen. Si el Señor (sobre los cimientos de la fe) no guarda la ciudad, el centinela se desvela en vano” (Sal 127:1) - cantó el rey David. Muchos justos lo sabían y a lo largo de la historia lo han testificado con sus vidas y sufrimientos, comprendiendo el poder de la fe y la realidad de la presencia de Dios en el mundo. Sólo si tenemos una fe fuerte y oración, verdadero arrepentimiento y virtudes evangélicas, Dios estará con nosotros y tendremos quien nos ayude, como dijo el Patriarca Pavle de bendita memoria.

Y así como la fuerza de la fe y las oraciones de nuestros antepasados ​​y padres justos nos condujeron a través de los caminos estrechos de la historia, de la misma manera es necesario que aún hoy, en todas las dificultades, escuchemos la voz de la Iglesia, la voz de Dios: unámonos y multipliquemos nuestras oraciones por la paz, por la preservación de Kosovo y Metohija en Serbia, por la preservación de nuestros santuarios. Unamos y multipliquemos nuestras oraciones por la vida pacífica de nuestro pueblo en todas partes, para que no se repita nuestro sufrimiento ni el de nadie más. Sabed que la oración del pueblo creyente por la paz, la oración de la Iglesia por la paz, es más fuerte que cualquier arma. Los jerarcas y los fieles de la Iglesia Ortodoxa Serbia, cuyo primer nombre es el Patriarcado de Peć, son firmes e inmutables en la opinión de que la alienación de Kosovo y Metohija del estado de Serbia, directa o indirectamente, de facto o de iure, es inaceptable. Oramos al Salvador y abogamos por una vida en común, en mutuo respeto y comprensión con los albaneses de Kosovo y Metohija, porque si hay lugar en nuestras almas para ambos, habrá lugar para todos en Kosovo y Metohija. También sabemos que en nuestro pueblo aún hoy hay suficiente fe, suficiente oración y justicia para preservarnos a nosotros y todo lo que nos rodea, en los tiempos venideros.

Por eso, hoy nosotros, los jerarcas del Patriarcado de Peć y Belgrado-Karlovac, es decir, la Iglesia Ortodoxa Serbia, apelamos a que el progreso de la sociedad, y sobre todo la educación y la cultura nacional, se construyan sobre los cimientos evangélicos, sobre los cuales fueron creados. Hacemos un llamamiento especial para la preservación de la lengua serbia y el alfabeto cirílico, sobre los cuales se construyó la cultura serbia. Hacemos un llamado a normalizar el uso del alfabeto cirílico en el espacio público, así como a detener la violencia contra el idioma serbio y derogar las disposiciones de las leyes que imponen esa violencia, especialmente a través de la ley inconstitucional que impone el así llamado lenguaje sensible al género, tras el cual se esconde la lucha contra el matrimonio y la familia como santuarios divinamente establecidos y formas naturales de vida personal y congregacional del ser humano. Construimos nuestra forma de vida, nuestro ethos y nuestro sistema de valores sobre los fundamentos evangélicos, en los que el matrimonio y la familia, basados ​​en el amor a Dios y el amor mutuo, son la presunción de armonía en la vida de la nación, la sociedad y el estado.

Queridos hijos de la Iglesia de San Sava, oramos por la paz en Ucrania, por el fin del sufrimiento y el conflicto entre hermanos de la misma fe y de la misma sangre, para que la enemistad y el odio sean reemplazados por amistad y amor. Hoy oramos al Señor Resucitado especialmente por la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, su jerarquía y su pueblo fiel, que están expuestos a la injusticia, la violencia y la persecución. Estando todos juntos, tanto en el sufrimiento como en el gozo, queridos hermanos y hermanas, no debemos olvidar nunca que la respuesta final y la clave de la vida están en las palabras de Cristo: “Os he dicho estas cosas, para que halléis paz en Mí. En el mundo pasáis apreturas, pero tened confianza: Yo he vencido al mundo”. (Jn 16:33). Por eso, junto con los ángeles, cantemos el cántico de la victoria:


¡Cristo resucitó de entre los muertos, venció a la muerte con su muerte y dio vida a los que estaban en los sepulcros!


Deseamos una feliz, alegre y bendecida Fiesta a todo nuestro pueblo fiel, a todos los que escuchan las palabras del Ángel Blanco: "¡No tengáis miedo. A Jesús buscáis, el Nazareno crucificado. Resucitó, no está aquí". Dondequiera que cualquiera de nosotros esté hoy, nos saludamos con el saludo de eterna alegría:


¡Cristo resucitó! ¡En verdad resucitó!


Dado en el Patriarcado Serbio en Belgrado, en la Pascua del año 2023


Vuestros orantes ante el Señor Resucitado:

Arzobispo de Pec, Metropolita de Belgrado-Karlovac

y Patriarca Serbio PORFIRIJE

Junto con los demás Obispos de la Iglesia Ortodoxa Serbia

Traducción de la Diócesis de Buenos Aires, Sur y Centro América de la Iglesia Ortodoxa Serbia


Commentaires


Featured Posts
Recent Posts
Archive
bottom of page