El Obispo Kirilo ofició en la iglesia de Santa Tekla (Danilovgrad) el sábado de los difuntos




El sábado 19 junio, sábado anterior a Pentecostés, en el cual se conmemora a los difuntos, el Obispo Kirilo celebró la Divina Liturgia en la Iglesia de Santa Tecla en Danilovgrad, Montenegro. En su sermón, el Obispo Kirilo dijo: "Hemos rezado hoy, en la víspera de Pentecostés, para que el Espíritu Santo visite las almas de nuestros parientes fallecidos y los afirme una vez más en la espera en paz de la última trompeta angelical cuando todas las personas resucitarán y cuando los justos entrarán en su merecido descanso”.

Añadió que Dios creó al hombre perfecto al usar el polvo de la tierra.

“Dios sopló sobre el hombre el Espíritu Celestial y así se creó el alma viviente del hombre. Solamente así es como el hombre se creó, por eso Njegos dice que el hombre es la criatura elegida de Dios, una criatura que une el mundo visible e invisible. Y fue llamado a glorificar a Dios como los ángeles y a ofrecer toda la creación a su Creador. Sin embargo, ante la insistencia de la serpiente del inframundo, ocurrió lo que puede decir como la decapitación del ser de Adán. La personalidad de Adán, como el primer hombre creado, se disecciona. La Gracia se apartó de él y por eso se sintió prisionero, sometido al cuerpo como un elemento que no podía controlar y que sólo el nuevo Adán controlaría, para permitirle obedecer completamente a Dios”, recordó el Obispo de Buenos Aires.

Dijo que Dios no quería que el hombre muriera, sino que lo había creado para vida eterna.

"Pero, de acuerdo con su libertad, podría cometer un error, y lo hizo en ese momento, y desde entonces los horrores de la muerte han estado sucediendo en este planeta. Hemos visto uno de estos horrores en nuestros días desde esta pandemia. Fueron escenas realmente apocalípticas en las que subían personas a camiones y las enterraban en enormes agujeros y trincheras sin poder enterrarlas con dignidad", dijo.

Esa maligna enfermedad de la muerte, enfatizó el Obispo, ha conquistado nuestra naturaleza.

"Sin embargo, el Señor no nos dejó al producto de esos elementos y nuestros enemigos, sino que envió a su Hijo Unigénito que vino y nos recordó de dónde es nuestro origen. No es nuestro origen, como pensaron algunas personas necias, de una gota, de un estanque de polvo y de un mono. Ese no es nuestro origen”, dijo Vladika Kirilo.


Dijo que el alma humana sólo va a Dios y que Cristo nos lo recordó al venir a nosotros e ir al Padre.


"Así que nos recordó de dónde venimos y cuál es nuestro objetivo. Eso es por lo que estamos orando hoy. Es una prueba de que las almas de nuestros antepasados ​​están vivas. ¿Por qué rezaríamos por ellos, cuando sus cuerpos se habían podrido en la tumba hace mucho tiempo? Porque creemos que son eternos, que resucitarán en la resurrección de todos ”, dijo el Obispo.


Dijo que Cristo nos recibió a todos en su naturaleza y nuestra vida está escondida en Cristo.


"Y es por eso que esa vida podrá aparecer perfectamente cuando el Señor venga a juzgar a vivos y muertos", dijo el Obispo del Sur y Centro América.


Dijo que nuestro dolor por nuestro prójimo está arraigado en el conocimiento de que la muerte no es natural.


“El estado natural es el original. Y el original de Adán fue imperecedero, incorruptible, indestructible. Pero debido al pecado hemos entrado en tal estado, donde la muerte y diversas enfermedades pueden dañarnos. Sin embargo, no perdamos la esperanza, como dice el apóstol Pablo, como lo hicieron los que no conocen a Dios. Tenemos a Cristo Resucitado que venció todas nuestras enfermedades, que Él nos lo dará en este tiempo de la vida, y nos lo dará en su totalidad cuando llegue el fin de este mundo ”, concluyó Monseñor Kirilo.


A. Vujović / R. Vojinovic

Featured Posts
Recent Posts
Archive