El Domingo del Triunfo de la Ortodoxia se celebró en Buenos Aires con una Liturgia Conciliar



El pasado domingo 13 de marzo, Primer Domingo de la Gran Cuaresma, Domingo del Triunfo de la Ortodoxia, se celebró en la Catedral Ortodoxa Antioquena de San Jorge en la Ciudad de Buenos Aires, la Divina Liturgia Episcopal en la que concelebraron el Metropolita Santiago de Buenos Aires y Argentina (Patriarcado de Antioquía), quien fue el anfitrión, el Obispo Juan de Caracas y Sudamérica (Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero), el Obispo Kirilo de Buenos Aires, Sur y Centro América (Patriarcado de Serbia) y el Obispo Leonid de Buenos Aires y Sudamérica (Patriarcado de Moscú). Concelebraron junto con los Jerarcas, los sacerdotes Archipreste Victor Villafañe, Protopresbítero Alejandro Sava (ambos del Patriarcado de Antioquía), Protopresbítero Sergei Yurin (Patriarcado de Moscú), Presbítero Esteban Jovanovich (Patriarcado de Serbia), Presbítero Nicolás Barrionuevo (Patriarcado de Antioquía) y el Diácono Andrei Porohnya (Patriarcado de Moscú). La gran cantidad de fieles que vinieron desde las distintas jurisdicciones ortodoxas, asistieron con sus íconos para la celebración del Triunfo de la Ortodoxia. Luego de la Liturgia se realizó según la antigua tradición, la Procesión con los santos íconos, que aquí se llevó a cabo dentro del templo. Los Obispos y los sacerdotes llevaban íconos, Evangelios y hasta cofres con reliquias de los santos, y los fieles también con sus íconos, todos en procesión alrededor del templo. El Metropolita leyó el Synodikon de la Ortodoxia, el cual compartimos luego de este texto. Y seguido, el Obispo Leonid rezó la Oración por la paz en el conflicto entre Rusia y Ucrania, oración que fue bendecida por Su Santidad el Patriarca de Moscú y toda Rusia Kirill, para ser rezada. También compartimos más abajo esta oración.

Luego, el Metropolita Santiago tomó la palabra y agradeció a todos los Obispos por haber venido a concelebrar en esta gran fiesta del Triunfo de la Ortodoxia sobre los iconoclastas, el triunfo de la veneración de los santos íconos, por haber celebrado como Una Santa Iglesia Ortodoxa unida. También el Obispo Juan agradeció la invitación y dijo que “Fue una bendición especial haber celebrado la Liturgia como una Iglesia unida. Estamos viviendo un momento difícil y turbulento. Está habiendo desafortunadamente una guerra entre dos naciones que tienen su raíz ortodoxa. Estamos en una posición en donde debemos seguir las palabras del Patriarca Pavle de Serbia, de bendita memoria: No hacemos lo que debemos hacer, pero hacemos lo que podemos hacer. Hoy si bien no esta la plenitud de la Iglesia Ortodoxa en Argentina, por lo menos estamos los que nos hemos reunido hoy, y rezamos como podemos. La situación en el conflicto entre Rusia y Ucrania no está bajo control pero sí podemos rezar, y debemos tratar de no agregar más mal del que ya existe en este mundo. Debemos perdonar a todos y rezar por todos”, concluyó Monseñor Juan.

Luego tomó la palabra el Obispo Kirilo y dijo: “Es una importante tradición esta de juntarse en este día los Obispos y los fieles como Una Iglesia, Un Pueblo de Dios. Este día muestra el sentido de nuestra vida cristiana: el sentido de hacernos íconos de Cristo, de la Madre de Dios, de los Santos. Somos invitados a hacernos íconos, porque fuimos creados con esa posibilidad la de ser íconos de Dios, imagen de Dios. ¿Y cómo se llega a esto? Se logra a través de la luz increada, de la energía increada de Dios, algo que explica maravillosamente San Gregorio Palamas cuya memoria celebraremos el domingo venidero. Pero no creamos que debemos esperar a que esta gracia descienda sobre nosotros simplemente, sino que debemos dar nuestro esfuerzo, estamos invitados a dar nuestro ascetismo personal que implica rezar, ayunar, ayudar a los necesitados, todo aquello que está escrito en el Evangelio y en los escritos de los Santos Padres. Debemos hacer esto cada día, para su salvación propia y para su prójimo. Agradecemos al querido Metropolita Santiago por habernos reunido hoy”, concluyó Monseñor Kirilo.

Finalmente el Obispo Leonid tomó la palabra y dijo entre otras cosas: “Agradecemos al Metropolita Santiago por habernos reunido hoy para esta celebración en esta grandiosa y bellísima Catedral. Hoy habiendo celebrado la Divina Liturgia juntos y rezado la oración en común, nos alegramos de que somos cristianos ortodoxos. Y nos unimos al gran Santo Obispo Serbio Nikolaj Velimirovich, quien escribió un magnífico poema a la Fe Ortodoxa, y exclamamos: Fe nuestra, Fe gloriosa, nuestra Fe Ortodoxa. Pero esta alegría se ve oscurecida por los sucesos tristes que acontecen entre dos naciones eslavas como lo son Rusia y Ucrania. Nosotros los cristianos ortodoxos estamos convencidos de que todo lo que sucede entre estas dos naciones eslavas no puede ser sin la intromisión del enemigo del género humano. La Iglesia es aquella estructura que está por encima de los Estados, por encima de los problemas del género humano, Ella une a todos los cristianos ortodoxos de todo el mundo. Siempre hubieron y habrán conflictos, porque Cristo mismo dijo: si ustedes fueran del mundo, el mundo los amaría, pero como ustedes no son de este mundo, entonces el mundo los odia. Hoy existen muchas opiniones, algunos juzgan el accionar de Rusia, otros lo justifican. Pero nosotros queridos hermanos, somos cristianos ortodoxos y debemos vivir y regirnos por lo que dice en las Sagradas Escrituras: debemos ocuparnos de nuestra propia salvación, la salvación de nuestra alma. Debemos sufrir con el que sufre, y hacer obras de misericordia. Debemos esperar en la providencia de Dios, y debemos rezar. Por eso les pido a todos que el que lo desea, que rece junto con la Iglesia por la paz, para que lo antes posible termine todo lo que está ocurriendo”, expresó Monseñor Leonid.

Finalmente todos participaron de un café en el salón parroquial.


____________


Synodikon que se lee en el Domingo del Triunfo de la Ortodoxia


“Así como los profetas lo han sostenido

Así como los apóstoles han enseñado

Así como la Iglesia lo ha recibido

Así como los maestros han dogmatizado

Así como la Gracia ha mostrado

Así como la Verdad ha revelado

Así como la falsedad se ha disuelto

Así como la Sabiduría ha presentado

Así como Cristo ha conferido..

Así nosotros declaramos

Así nosotros afirmamos

Así nosotros predicamos a Cristo nuestro Verdadero Dios,

Y honramos a sus Santos en las palabras,

las escrituras, los pensamientos, las ofrendas, en las iglesias, en los Santos Iconos;

por una parte adorando y reverenciando a Cristo como Dios y Señor;

y por otra honrando a los Santos como los verdaderos sirvientes del mismo Señor de todos y ofreciéndoles por lo tanto veneración.

Ésta es la Fe de los Apóstoles,

Ésta es la Fe de los Padres,

Ésta es la Fe de los Ortodoxos

Ésta es la Fe que ha afirmado al Universo.

____________


Oración por restablecimiento de la paz

Soberano Misericordioso, Señor Jesucristo Dios nuestro, por las oraciones de la Purísima Señora nuestra Theotokos y siempre Virgen María, de los Santos Equiapóstoles gran Duque Vladimir y gran duquesa Olga, de los Santos Nuevos Mártires y confesores de nuestra Iglesia, nuestros venerables Padres Teóforos Antonio y Teodosio, hacedores de milagros de Kievo-Pechersk, de San Sergio higumen de Radonezh, de San Job de Pochaevsk, Serafin de Sarov y todos los santos, haz que nuestra oración por la Iglesia y por todo Tu pueblo sea auspiciosa.

De una misma pila Bautismal, en la que bajo el Santo duque Vladimir nosotros hijos Tuyos hemos aceptado la gracia, ¡establece para siempre el espíritu de fraternidad y la paz en nuestros corazones!

A los pueblos extranjeros que quieren batallas y tienen malas intenciones contra la Santa Rusia - Señor, prohíbe sus acciones y derriba sus planes. Por Tu gracia, guía a los que están en el poder a toda buena intención, fortalece a los soldados en Tus mandamientos, trae a los desposeídos a las casas, alimenta a los hambrientos, fortalece y cura a los que están enfermos y sufriendo. En la confusión y el dolor, Señor, da esperanza y consuelo. A los caídos en la batalla concede el perdón de los pecados y el reposo dichoso.

Señor, llénanos de fe en Ti, de esperanza y de amor, para que, en todos nuestros países con una sola boca y un solo corazón Te confesemos a Ti, nuestro Señor y Salvador Jesucristo, con Tu Padre que es sin origen, con Tu Santísimo Espíritu Bueno y Vivificador, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.




















































Featured Posts
Recent Posts
Archive