Domingo de la curación del ciego de nacimiento


En el sexto domingo después de Pascua se conmemora la curación del hombre ciego desde su nacimiento. Compartimos extractos de la homilía para este día, de San Nikolaj Velimírovich:


“Sus discípulos le preguntaron: ¡Rabí! ¿Quién pecó, él o sus padres, para que naciera ciego?”. Antes de eso, el Señor sanó al paralítico cerca del estanque de la Puerta de las Ovejas y le dijo: No peques más, para que te suceda algo peor (Juan 5:14), de lo cual se desprende: este hombre, que había sido enfermo durante muchos años, llevaba sobre sí mismo el sufrimiento de su propio pecado.


Pero el caso de un hombre ciego de nacimiento era incomprensible, y por eso los discípulos le pidieron que explicara: ¿quién había pecado? Siempre ha sido claro que los niños a menudo sufren a causa de los pecados de sus padres.


Y el hecho de que Dios a veces permite que los niños sufran por los pecados de sus padres está claro en las Sagradas Escrituras (1 Reyes 11:12; 21:29).


Esto puede parecer injusto solo para alguien que está acostumbrado a ver a las personas como fragmentos de vida, completamente separados unos de otros.


Pero para alguien que ve el género humano como un sólo organismo, esto no le parecerá ni injusto ni antinatural.


Cuando un miembro que es deudor está enfermo, entonces también los demás miembros, que no son deudores, sufren. […]


“Ni él ni sus padres pecaron, pero esto fue para que las obras de Dios se manifestaran en él”. Es decir, "tanto él como sus padres pecaron, pero esa no es la razón de la ceguera", como dice uno de los santos padres (Crisóstomo).


Además de los pecados de los padres y sus propios pecados, debe haber otras razones para algunos de los sufrimientos humanos en la tierra. En el caso de una persona ciega de nacimiento, la razón es la necesidad de que las obras de Dios se manifiesten en él. […]


Bienaventurado aquel en quien se manifiestan las obras de Dios, y las realiza y las usa para salvar su alma. Bienaventurado el pobre que, por la gracia de Dios, habiéndose enriquecido y glorificado, sintió gratitud por esta misericordia de Dios. Bienaventurado el enfermo desesperado que, habiendo recibido la curación del Señor, eleva su corazón al Señor como su propio Benefactor inadvertido y único. ¡Oh! ¡Cómo las obras de Dios se manifiestan en cada uno de nosotros todos los días! ¡Oh! ¡Cuán grande es el gozo de todos aquellos cuyos ojos espirituales fueron abiertos a través de estas obras de Dios para ver a Dios!


(extraído de la Homilía sobre el Domingo del Ciego,

del Santo Obispo Nikolaj Velimírovich)




Iglesia de Nuestra Señora de Levishka en Prizren, Kosovo y Metohija, Serbia. El 1230 s. Museo Nacional de Serbia, Belgrado

Featured Posts
Recent Posts
Archive