Día de las Madres, según la tradición ortodoxa serbia




Hoy es el segundo domingo antes de Navidad, y se lo llama el Domingo de los Ancestros de Cristo. También en la Tradición Ortodoxa Serbia es el Día de las Madres


DÍA DE LAS MADRES


El Nacimiento de Cristo es un evento de importancia cósmica, por lo que la Iglesia se esfuerza por preparar a sus miembros con dignidad para la festividad.

En la segunda semana antes de Navidad, la semana de los Ancestros de Cristo, celebramos el Día de las Madres, la fiesta de las madres y las esposas. En esta festividad, en los servicios de adoración, conmemoramos a todos los antepasados ​​del pueblo de Dios, desde Adán hasta José, el prometido de María. También mencionamos a todos los profetas que predicaron acerca de Cristo, desde Samuel hasta Juan el Bautista.


En este día, según la tradición serbia las madres son "atadas" por los padres e hijos, con una soga, hilo, bufanda, pañuelo o cinturón, y son desatadas sólo cuando dan algún obsequio (la “atadura” simboliza la unión que debe prevalecer en la familia, y la acción de “obsequiar” simboliza que cada miembro de la familia se “da” a sí mismo por el otro, imitando a Cristo que Nació en Navidad para darse al mundo por su salvación – n. del t.).


Esta maravillosa fiesta es parte de un ciclo de tres semanas de fiestas celebradas antes de Navidad: Niños - Madres - Padres, y está en el centro de este ciclo, como lo es la madre en el centro de la familia, como la guardiana del hogar y el amor familiar, como la que conecta todo, como vínculo y puente espiritual, ya que con su denominación es precisamente a lo que está llamada. Ella es el vínculo entre hijos y padres, pero también entre la familia y Cristo, alrededor de ella nace toda la familia y a la medida de su madurez espiritual crece también espiritualmente la familia. Ella hace todo esto según el icono de la Madre de Dios, que es el vínculo entre lo terrenal y lo celestial, la escalera por la que las almas ascienden a Cristo. Sin embargo, esta no es solo una celebración de la maternidad corporal, sino también la espiritual, por eso felicitamos en esta fiesta también a las monjas, a las madres espirituales, madrinas, hermanas en cuerpo y Espíritu. Esta es una celebración de las mujeres que cuidan a todos los niños y hombres con amor, como a hijos de Dios. Así como en las celebraciones del día de los niños (el domingo pasado) y el día de los padres (el domingo que viene), esta alegre costumbre de atar y desatar nos recuerda la festividad de hoy en que el amor no se puede "atar" y recibir por la fuerza, así como ni el hombre, sino que es necesario primero hacer algo: “dar”, “obsequiar” y corresponder con amor. (Fuente: Catedral de Belgrado, Diócesis de Sumadija)

Featured Posts
Recent Posts
Archive