Celebración de San Sava en Buenos Aires, Argentina






En la Catedral Ortodoxa Serbia de la Natividad de la Virgen en Buenos Aires, Argentina, se celebró a San Sava, Primer Arzobispo de Serbia e Iluminador de los Serbios. Su Eminencia Kirilo, Obispo de Buenos Aires, Sur y Centro América del Patriarcado Serbio invitó para la celebración a Su Eminencia Reverendísima Santiago, Metropolita de Buenos Aires y Argentina del Patriarcado de Antioquía. Los Jerarcas celebraron la Divina Liturgia asistidos por el Presbítero Esteban Jovanovich. La gran cantidad de fieles presentes eran no sólo feligreses de nuestras parroquias sino también invitados de otras comunidades como la rusa y la antioquena. Al final de la Liturgia se celebró el oficio de la “Slava” y los Jerarcas cortaron el pan en honor y conmemoración a San Sava, patrono de la Iglesia Serbia en general y también de la primera Iglesia Ortodoxa Serbia en la Argentina, que hoy es el Monasterio “San Sava”. En la “Slava” se rezó por la Superiora del Monasterio la Madre María, por su comunidad y por todos los miembros de la comisión que ayuda al Monasterio.

En su sermón, el Obispo Kirilo saludó a Monseñor Santiago y a todos los presentes, y dijo “Nuestro Señor Dios y Salvador Jesucristo unió la naturaleza divina y humana. Y así Él formó nuestra verticalidad espiritual. Y luego, los Apóstoles y sus discípulos, entre ellos luego San Sava formaron nuestra horizontalidad espiritual. San Sava iluminó al pueblo serbio y así logró que el serbio pasara del paganismo al cristianismo, y como dice el tropario en su honor, como árbol de olivo nos ha sembrado en el paraíso espiritual. Nos ha ligado a Cristo y nos ha hecho una nación cristiana, iluminada, bendecida. Un serbio, viva donde viva, sabe del significado de San Sava y por eso en cada lugar donde hay una comunidad de serbios, siempre hay una Iglesia en honor a San Sava. En nuestra ciudad el primer templo ortodoxo serbio que se construyó es en honor a San Sava, ahora es un monasterio. Hoy no celebramos la Liturgia allí debido a que la superiora la Madre María está enferma. Pedimos por su recuperación así como también por la salud de nuestra longeva feligresa Mileva Gacesa, podemos decir que es como nuestra madre, quien tiene 96 años y está en una situación delicada. También hoy hemos rezado por el descanso eterno de la sierva de Dios Monja Gabriela quien fue monja por muchos años en la Iglesia Ortodoxa y falleció en Brasil en el día de ayer. Y también hemos rezado por la sierva de Dios Helena Pekovich, quien nació en San Bernardo, Chaco, Argentina, pero sus padres vinieron desde Niksich en Montenegro, y nos hemos enterado que falleció en el Señor en el día de hoy”, finalizó Vladika Kirilo.

Después, Monseñor Santiago agradeció al Obispo Kirilo por la invitación a celebrar la Divina Liturgia en esa celebración tan importante, y dijo acerca de San Sava: “Cuando leemos la vida de San Sava, no podemos decir que fue grande solamente, porque fue una persona más que grande! ¿Cómo es que una persona es hijo de un rey, un príncipe, tiene una vida rica, futuro, todas las mejores cosas de la vida y está acostumbrado a ella, y en un momento dejó todo eso, toda su vida rica, su autoridad que tenía, dejó el futuro que tenía en su país, para seguir a Cristo como monje, con una vida muy simple? Ahora, hoy en el Evangelio leímos cómo una persona rica le preguntó a Jesús cómo alcanzar el Reino de los Cielos, y el Señor le dijo que venda lo que tiene, le de todo a los pobres y que lo siga. Esta persona terminó yéndose triste. En cambio, aquí tenemos el ejemplo de una persona que nació rica, hijo de rey y sin embargo dejó todo fácilmente, dejó la autoridad que tenía con lo difícil que es al hombre en general de dejar esto. Él dejó todo, y no solamente él sino su padre también, y su madre igualmente. Los tres son santos, es una familia santa. Por eso pidamos que Dios nos conceda algo de la gracia de esta familia para que nosotros en nuestros días en esta vida podamos imitarlos y hacer algo de lo que ellos hicieron. Uno cuando lee sobre la vida de los santos, encuentra en el libro synaxarion (donde está la vida de los santos) la vida del santo obispo tal, o del santo monje tal, o del santo príncipe tal, o del santo sacerdote tal… Pero San Sava fue todo esto: fue santo príncipe, Arzobispo, fundador de monasterio, etc… este santo hombre hizo todo lo que hizo porque Dios vio la buena y fuerte intención de San Sava y por eso lo bendijo para todas sus obras. San Sava es no sólo para los serbios sino para todos nosotros una escuela completa, una persona santa que su valor es el valor de un país completo porque dio la Fe a un país completo”, dijo Monseñor Santiago.

Luego el Obispo Kirilo repartió como regalos a los niños, unas bolsitas con golosinas y un libro en español acerca de Los milagros de Cristo, traducido por el feligrés Matías Falagan.

Seguido, todos pasaron al salón parroquial, para continuar con la celebración con un almuerzo festivo.

Durante el almuerzo, tomó la palabra Branislav “Bane” Markovic, quien es socio fundador junto con su padre Nikola Markovich, de la primera Iglesia Ortodoxa Serbia en la Argentina, la Iglesia San Sava que hoy es un Monasterio con la bendición del Metropolita Amfilohije. Bane Markovich comentó su viaje al Monte Athos en donde visitó el Monasterio Hilandar fundado por San Sava y su padre. Y luego también contó sobre su visita al Monasterio Ostrog y la veneración de las reliquias de San Basilio de Ostrog.

Luego el Padre Esteban presentó a Adrijan Andrijasevich quien es el representante de nuestra parroquia con las Juventudes de las distintas comunidades de la Ciudad de Buenos Aires, quien trajo su gusle y explicó acerca de la importancia de este instrumento para los serbios, y nos contó acerca de la famosa canción “La Doncella de Kosovo – Kosovska Devojka”.

Finalmente se cantó el himno a San Sava, en una celebración que enriqueció y alegró espiritualmente a todos los presentes.

Presbítero Esteban Jovanovich


































Featured Posts
Recent Posts
Archive