Celebración de la Teofanía en la Catedral Ortodoxa Serbia en Buenos Aires




En la Catedral de la Natividad de la Virgen se celebró festivamente la Teofanía - el Bautismo del Señor. Su Eminencia Kirilo Obispo de Buenos Aires, Sur y Centro América celebró la Divina Liturgia y concelebraron el Higumen David Lestani, el Presbítero Esteban Jovanovich, el Hieromonje Nikita Vulic y el hieromonje David Janketic. Durante la Liturgia, la sierva de Dios María Laura recibió el Santo Sacramento de la Confirmación en la Iglesia Ortodoxa. Luego de la Liturgia se realizó la Bendición de aguas dentro del templo, y los fieles pudieron tomar y llevarse a sus casas el agua bendita.

Durante el sermón el Obispo Kirilo saludó a todos con la fiesta y explicó un aspecto muy importante para nosotros, que el Señor nos muestra en esta Fiesta. Vladika dijo: "El Señor en esta Fiesta nos enseña la gran importancia de las dos virtudes: la obediencia y la humildad. Con estas dos virtudes de la obediencia y la humildad, el Señor realizó todo lo que hizo: por obediencia y humildad obedeció al Padre Celestial y vino al mundo, fue bautizado, crucificado, murió y venció las amarras que tenían a la humanidad presa del pecado y la muerte, y liberó al hombre. Todo eso lo logró gracias a su obediencia y humildad. Dios Padre fundamentó todo el plan de salvación del género humano caído en el pecado y la muerte, en la obediencia y la humildad de Su Hijo Jesucristo. Y su Hijo no solamente se entregó completamente a la obediencia hacia su Padre Celestial, sino que también se entregó completamente a la obediencia hacia la Iglesia en la tierra, hacia la Iglesia del Antiguo Testamento, porque Él aceptó bautizarse según el rito del Antiguo Testamento para cumplir con él. Porque Juan el Bautista era el último profeta del Antiguo Testamento, era el profeta que estaba en el límite entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Por eso esta enseñanza acerca de la importancia de la humildad y la obediencia es fundamental no solo para el mundo, el universo y el cosmos, sino principalmente para nosotros los seres humanos. Porque sólo a través de la práctica de estas dos virtudes vamos a poder recibir la Gracia del Espíritu Santo y vamos a poder ser dignos de ser llamados hijos de Dios", dijo Monseñor Kirilo.

Luego también habló sobre el agua bendita y dijo: "como todos saben, los humanos estamos compuestos por 70% de agua. Es necesario bendecir esta gran porción de agua en nosotros, por medio de ingerir agua bendita. En esta Gran Fiesta la Iglesia bendice todas las aguas, tanto la que traemos al templo, como las fuentes de agua como lo son los ríos, los mares, los lagos. Por eso la Iglesia sale también a bendecir estas fuentes de agua para nosotros y para la creación. Y el agua bendita debemos llevarla a nuestros hogares para ingerirla cada día, para bendición de nuestra alma y cuerpo, para bendecir nuestros hogares, nuestros lugares de trabajo, nuestros vehículos, todo lo bendecimos con el agua bendita!", concluyó Vladika Kirilo.

Luego todos continuaron la celebración con un almuerzo festivo.

Presbítero Esteban Jovanovich































Featured Posts
Recent Posts
Archive