La Crisis también es una oportunidad

November 13, 2019

 

La cuestión apremienate de nuestros días es la grave crisis económica a la que se enfrenta nuestra patria. Es por eso que hay una gran inseguridad, ansiedad, agonía, revuelta, confusión, miedo y estrés. Los tiempos son difíciles.

En esta situación, los cristianos están llamados a traer su testimonio, a hacer su confesión. Las fortalezas se derrumban como si fueran torres hechas de arena.

Los ricos están atrapados en una trampa, surgen muchos problemas, el equilibrio se vuelca, los abusos y los deseos absurdos aparecen.

 

El desempleo, la inseguridad, la criminalidad, la ilegalidad y la pobreza crecen. Todos estos muestran claramente la magnitud y la escasez espiritual de tantas personas.

 

Si  este poderoso tifón causó un velorio por ser tan permisivos, entonces es necesario un terremoto revitalizante, algunas grietas para un mejor conocimiento, algunas heridas y cortes para tomar decisiones responsables. Se necesita un renacimiento del optimismo olvidado, de la esperanza oculta, la alegría perdida, la paz deseada. 

 

Detrás del dolor humano, detrás de la amarga prueba, el dolor agotador y el dolor aterrador se esconde el ojo misericordioso de Dios. La estela del sueño de los placeres terrenales, la vida cómoda y el individualismo llevarán al hombre a un estado espiritual, a una mirada recta, a un estudio consciente y al rechazo del estrés. El hombre tiene muchos y desconocidos poderes internos. No debe ceder fácilmente, caer instantáneamente, acostarse, dejarse vencer por el desaliento. Ya que no existe un verdadero cristiano que esté desanimado, sin paciencia y esperanza, sintiéndose miserable, triste e ingrato.

 

El desafío mundial es enfrentar al llamado sin cesar a una sociedad de prosperidad, super-consumismo, abundancia y saciedad. La vida de muchos hombres aficionada al dinero, a la carne, a los placeres y a las cosas materiales. La sociedad se ha vuelto sensualista y excesivamente aficionada al cuerpo. Pero lamentablemente tiene en sí un punto muerto, una trampa astuta, un estancamiento y una narcosis relacionada exclusivamente con los bienes terrenales.  No hay señales de resistencia, de oposición o de arrepentimiento. Por eso la crisis económica molesta tanto. Pero sigue siendo una oportunidad importante para un cambio esencial.

 

El Evangelio habla todo el tiempo sobre el ascetismo, la abstinencia, la sencillez, la templanza y la misericordia. Habla de cruz, dolor, paciencia larga y mucha confianza en Dios.

 

Ahora es el momento de mostrar fe, de enfrentar las pruebas, de ser juzgados en la autenticidad de la fe . Para que no se limite a las palabras. En las tentaciones, las pruebas, las tormentas se demuestra la verdad de nuestro credo. El dolor muestra la enfermedad. Pero el dolor puede convertirse en médico. 

 

Necesitamos sentir el dolor, incluso para los demás. Es cierto que el dolor puede ablandar al hombre y convertirse en una bendición, pero también puede endurecerlo y por lo tanto su enfermedad se convierte en un martirio, un tormento o una maldición. Así como los rayos del sol derriten la cera también endurecen el barro. El libre albedrío tiene un gran significado.

 

Muchas son las razones por las que el hombre debe esforzarse sin cesar. No se permite la desesperación. La paciencia es absolutamente necesaria. No somos los únicos que luchan con esta situación.

 

Nuestra gente dice que el buen marinero se muestra durante la tormenta. Es una tormenta, hay algunas nubes, hay rayos y truenos pero todo pasará. No nos alejemos por error. Es el momento de volver a la calma, a la vida moderada, serena y justa. Es una oportunidad. Y una muy importante.

 

Cfr. https://athonitetestimony.com/it-is-an-opportunity/

 

 

Please reload

Featured Posts

November 25, 2019

Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive

Sede de la Diócesis: Catedral de la Natividad de la Virgen

calle 15 de Noviembre de 1889 - N° 1536

(1130) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

Teléfono: +54-11-4304-1211

e-mail: spc.buenosaires@gmail.com

www.iglesiaortodoxaserbiasca.org