El Sji-Archimandrita Agapit, clérigo de la Diócesis de Buenos Aires y Sur y Centro América, falleció en el Señor

March 15, 2019

 

El miércoles 6 de marzo, temprano en la mañana, en Chile-Chico, en la Patagonia Chilena, durmió en el Señor el gran asceta y verdadero practicante del arrepentimiento, el Sji-Archimandrita Agapit. S. E. Kirilo, Obispo de Buenos Aires, Sur y Centro América, sirvió la liturgia para difuntos y el Funeral y Entierro, asistido por el Presbítero Dusan Mihajlovic, superior de la parroquia de San Nicolás de Zica en Santiago de Chile. El hermano del Padre Agapit, el monje Jovan, cantó en el coro.

 

Hace cinco años atrás, Stefan Milovic,  un fiel hijo de Iglesia Ortodoxa Serbia y empresario originario de Argentina, invitó a Dusan Mihajlovic a visitarlo en el pintoresco pueblo de Chile Chico, ubicado al sur de la Patagonia chilena, a 2.200 kilómetros de Santiago de Chile. Una breve estancia en este hermoso lugar a orillas del lago más grande de la Patagonia, el General Carera, con su indescriptible paz y tranquilidad, le recordó a Dusan la atmósfera de oración en la Montaña Sagrada (Monte Athos), y le preguntó a Stevan por qué no levantar aquí un monasterio ortodoxo, en uno de los puntos más alejados del Hemisferio sur, en el que los monjes que quieran rezar genuinamente, lejos del bullicio del mundo moderno. Stevan le gustó mucho esta idea, y el Administrador y el entonces padre espiritual de nuestra Diócesis, el Metropolita Amfilohije, fue informado de esto y también apoyó esta idea. Solo era necesario crear ciertos requisitos previos formales, y lo más importante, encontrar un monje tan virtuoso, que tenga tanta fe y amor por Dios, que esté listo para ir tan lejos, así "hasta el fin del mundo", y establecer la primera comunidad monástica en la Patagonia.

Después de dos años, Nuestro Señor Dios encontró a un hombre así: el Archimandrita Agapit.

Así comenzó la organización y construcción del monasterio en las tierras de la propiedad de Stefan Milovic en Chile, que, de acuerdo con la bendición de Amfilohije Metropolitano, estaría dedicado a la Resurrección de Cristo.

Sin importar el estado de salud y las enfermedades que no le dieron paz, el no hablar el idioma español, el Padre Agapit, sin ningún temor ni sospecha, se dedicó por completo a su gran objetivo en la vida, la organización de la comunidad monástica y la construcción del templo ortodoxo en Chile. El hermano Timon, quien se unió a él hace un año, lo ayudó en ese trabajo.

Los lugareños locales, en su mayoría indígenas lo recibieron con amor al extraño monje. Aunque no entendían las palabras, entendían su corazón, por lo que cada vez más acudían a rezar en su modesta casa. Algunos ya han deseado convertirse en su fe ortodoxa.

Sin embargo, el Señor había juzgado que el momento de descansar en la tierra del padre de Agapit llegó a su fin, y este miércoles nos dejó abandonados a nosotros ya su esposa espiritual, mudándose a la familia celestial eterna.

Tan pronto como supo lo que había sucedido, el obispo Kirilo viajó un largo camino hacia Chile Chico sin dudarlo, demostrando ser un verdadero pastor y un nuevo padre espiritual de su rebaño en un enorme continente sudamericano. Su visita también tuvo un carácter histórico, ya que fue la primera llegada de un obispo ortodoxo a la Patagonia chilena.

El jueves 8 de marzo, el obispo partió de Buenos Aires a Santiago de Chile, donde lo esperaba el p. Dusan a primera hora de la mañana, seguido de un vuelo de dos horas a la ciudad de Balmased en el sur de Chile, y otras dos horas y media en camioneta, y finalmente, por la noche, dos horas en ferry a lo largo de ese enorme lago hacia Chile Chico, y desde allí, otra media hora de viaje en un camino incómodo hacia la ciudad de Baia Hara, el destino final de este largo viaje ... Los costos de todo el viaje del Obispo y del P. Dusan fue por cuenta de Stevan Milović.

El viernes por la mañana, el Obispo Kirilo celebró, asistido por el Padre Dusan, la Liturgia por difuntos, el Funeral y Entierro del Archimandrita Agapit. La Liturgia fue en el templo temporal del monasterio de la Resurrección de Cristo y el entierro en el cementerio local en Chile Chico. A ambos oficios asistieron los lugareños que amaban al Padre Agapit.

Inmediatamente después del funeral, uno de los residentes locales, adherentes del padre de Agapit, se dirigió al obispo y le pidió que lo bautizara a él y a su familia, lo cual el obispo Kiril aceptó con gusto. El bautismo de Juan, Elizabeth y su hijo William, se realizó esa misma tarde en el templo temporal del Monasterio.

Pero ese no fue el final. El hermano del Padre Agapit, Timon, expresó su deseo y disposición de continuar el trabajo de su hermano. Por lo que en esa misma tarde el Obispo Kirilo lo tonsuró a Monje con el nombre de Jovan, en honor la fiesta del Primer y Segundo Encuentro de la cabeza del Santo Juan el Bautista, que se celebró al día siguiente.

Así, por la voluntad de Dios, en un mismo día se dio la partida de un gran asceta, tres nuevos miembros de la Iglesia por el Bautismo y el nacimiento de un nuevo monje.

Memoria Eterna y el Reino de los Cielos a nuestro querido Padre Agapit.

 

Escrito por el Padre Dusan Mihajlovic

 

Pravoslavie.cl

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive

Sede de la Diócesis: Catedral de la Natividad de la Virgen

calle 15 de Noviembre de 1889 - N° 1536

(1130) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

Teléfono: +54-11-4304-1211

e-mail: spc.buenosaires@gmail.com

www.iglesiaortodoxaserbiasca.org