San Juan el Teólogo, Apóstol y Evangelista

October 9, 2018

 

1. San Juan el Teólogo, Apóstol y Evangelista.

Juan era el hijo de Zebedeo el pescador y Salomé la hija de José, el prometido de la Santísima Madre de Dios. Llamado por el Señor Jesús, Juan inmediatamente dejó a su padre y sus redes de pescadores y, con su hermano Santiago, siguió a Cristo. A partir de ese momento, no se separó de su Señor hasta el final. Con Pedro y Santiago, estuvo presente en la resurrección de la hija de Jairo y la Transfiguración del Señor. En la Última Cena, inclinó su cabeza sobre el pecho de Jesús. Cuando todos los otros apóstoles habían abandonado al Señor crucificado, Juan y la Santa Madre de Dios permanecieron debajo de la Cruz. En obediencia al Señor, él era como un hijo de la Santísima Virgen María, y la sirvió y cuidó cuidadosamente hasta su Dormición. Después de su Dormición, Juan llevó a su discípulo Prochoro para predicar el Evangelio en Asia Menor. Vivió y trabajó principalmente en Éfeso. Por su predicación inspirada y sus milagros, convirtió a muchos al cristianismo y sacudió el paganismo hasta sus cimientos. Los amargados paganos lo ataron y lo enviaron a Roma, para enfrentar al emperador Domeciano. Domeciano lo hizo torturar y azotar, pero ni el veneno más amargo que le dieron a beber, ni el aceite hirviendo en el que lo arrojaron, le hicieron daño. Esto aterrorizó al emperador y, creyéndolo inmortal, Domeciano lo envió al exilio a la isla de Patmos. Allí San Juan convirtió a muchos al cristianismo con palabras y milagros, y confirmó bien la Iglesia de Dios. Él también escribió en Patmos su Evangelio y el libro del Apocalipsis. En la época del emperador Nerón, que concedió la libertad a todos los prisioneros, Juan regresó a Éfeso, donde vivió durante un tiempo, confirmando el trabajo que había comenzado antes. Tenía más de cien años cuando partió al Señor. Cuando sus discípulos más tarde abrieron su tumba, no encontraron su cuerpo. El 8 de mayo de cada año, un polvo fino, fragante y sanador, se levanta de su tumba. Después de una vida larga, laboriosa y fructífera en la tierra, este amado discípulo de Cristo, un verdadero pilar de la Iglesia, tomó su habitación en el gozo de su Señor, el gozo tranquilo e inmortal.

(Del Prologo de Ohrid, de San Nikolaj Velimirovic)

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive

Sede de la Diócesis: Catedral de la Natividad de la Virgen

calle 15 de Noviembre de 1889 - N° 1536

(1130) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

Teléfono: +54-11-4304-1211

e-mail: spc.buenosaires@gmail.com

www.iglesiaortodoxaserbiasca.org