El Comienzo de la Gran Cuaresma

February 18, 2018

 

"Ayunemos, hermanos, con el ayuno agradable y que place a Dios. El ayuno es alejarse de lo malo, refrenar la lengua, apartar la ira, dejar la concupiscencia, la mentira y los perjurios. La disminución de estas cosas es el verdadero ayuno". (del oficio del Lunes  de la primera semana de la Gran Cuaresma)

 

 

El día de mañana, lunes, comienza la Gran Cuaresma.

La Santa Iglesia dispuso durante todo el año días de ayuno y abstinencia, en los cuales el creyente se ocupa, con esfuerzo, por la salvación de su alma.  Y la Gran Cuaresma es el más importante de los cuatro períodos de ayuno que tiene el año.

El ayuno es el período en el que nos abstenemos de alimentos derivados del animal, como la carne y los lácteos. Hoy en día, se puede asemejar al ayuno con las comidas dietéticas, vegetarianas y desintoxicantes, tan recomendadas por los médicos. El propósito de abstenernos de estas comidas pesadas, es alivianar nuestro cuerpo para que el mismo esté dispuesto a la oración y a la práctica de las virtudes evangélicas.  

 

La necesidad de la abstinencia en la comida, de dominación del cuerpo, deriva de la misma constitución del hombre que posee, aparte de un cuerpo, un alma inmortal. La armonía entre el cuerpo y alma fue dañada por el pecado; como resultado, los deseos pecaminosos del cuerpo mayormente reprimen totalmente los buenos impulsos del alma humana. El hombre se transforma en un instrumento obediente a sus pasiones y a veces se comporta peor que una bestia. Para el hombre, domar su naturaleza física y poder descubrir y fortalecer los sentimientos elevados del alma,  es posible con la ayuda del ayuno. Por ello la Iglesia le da tanta importancia al ayuno y afirma que "sin Ayuno es Imposible la existencia de la vida cristiana".

 

El período del Triodion, atrio de la resurrección

Inicio del Triodion

Por Siluan, Metropolita de Argentina, Patriarcado de Antioquía

 

“Ábreme las puertas del arre­pen­timiento, Da­dor de la vida”

 

La palabra griega “Triodion” designa el libro de oraciones que nuestra Iglesia utiliza durante este tiempo. Esta palabra significa “Lo de los tres poemas”, y refleja la estructura litúrgica particular de los maitines de los días de la semana, himnos estructurados morfológicamente como tres poemas. Varios centros eclesiásticos contribuyeron con la síntesis de este libro, como Palestina, Antioquía y Constantinopla. De nuestro patriarcado, participaron San Juan Damasceno y su hermano adoptivo Cosme, además de San Andrés obispo de Creta, nacido en Damasco. Mencionamos también a Teodoro y José del monasterio de Studíon de Constantinopla quienes realizaron al respecto un aporte muy importante.

El período de Triodion se divide en tres partes:

 

1) un período de preparación

2) la Gran Cuaresma

3) la Semana Santa.

 

El período de preparación está constituido por cuatro domingos: el del publicano y del fariseo, el del hijo pródigo, el del juicio, y el del perdón. Sigue la gran cuaresma, un período de cuarenta días que culmina el viernes que precede el Sábado de Lázaro. El Sábado de Lázaro y el domingo de los Ramos forman un nexo de alegría entre la gran cuaresma y la Semana Santa.

El tono de arrepentimiento es la característica primordial de los himnos en los maitines del Triodion. Es la expresión, o mejor dicho, el grito del alma implorando reingresar a la casa paterna. Así nos dirigimos al Señor: “¡Ábreme las puertas del arre­pen­timiento, Da­dor de la vida! Por­que, de ma­drugada, mi alma se apre­sura a ir hacia el templo de Tu santi­dad, acer­cándose con el tem­plo de mi cuerpo, enteramente profana­do. Pero, como eres compasivo, pu­rifí­came por la compasión de Tus clemencias”. Y también pedimos el socorro de la Madre de Dios: “¡Facilítame los caminos de la sal­vación, Ma­dre de Dios! Ya ­que he profanado mi alma con peca­dos horrendos y he consumido toda mi vida con la pereza. Pero, por tus in­tercesiones, purifí­came de toda impu­reza”.

Las cuatro estaciones preparativas a la gran cuaresma tienen una temática espiritual muy interesante. Así, se pone énfasis en el domingo del publicano y del fariseo acerca de la humildad; en el domingo del hijo pródigo sobre el arrepentimiento; en el domingo del juicio sobre el ejercicio de la caridad; y por fin, en el domingo del perdón acerca de la reconciliación previa al ayuno.

Éstas son estaciones importantes en vista de la lucha espiritual que cada uno de nosotros va a llevar adelante, de un modo tal como si fuera un general de las fuerzas armadas, teniendo las armas esenciales, así para que nadie caiga por inexperiencia o ignorancia. Porque existe el temor de sentir que el ayuno es sólo una abstinencia de alimentos, o la posibilidad que se manifiesten varias vicisitudes: la arrogancia, como la del fariseo con respecto al publicano; condenar los que no ayunan como nosotros; la carencia de arrepentimiento del corazón o la falta de corregir su conducta; la indeferencia ante las necesidades de los demás; y, por fin, guardar la memoria de las ofensas de los demás.

Por ello, se repite en todos los oficios ésta oración de San Efrén el Sirio: “Señor y soberano de mi vida, líbrame del espíritu de ociosidad, desaliento, vanagloria y habladuría; Y concédeme a mí, Tu siervo pecador, espíritu de castidad, humildad, paciencia y amor. Sí, Rey mío y Dios mío, concédeme conocer mis faltas y no juzgar a mis hermanos, porque eres bendito, por los siglos de los siglos. Amén”. Ésta oración marca las vicisitudes y las virtudes cardinales que nos preocupan en ésta lucha para recuperar nuestra salud espiritual. Desde ahí, la directiva es clara: verte nada es verte vacío de todo; tener tu estómago vacío es para que sientas tu pobreza, para que Dios sea la plenitud de todo en ti.

Ante el horizonte que se abre, y la magnitud del trabajo de preparación para la resurrección del Señor, pongamos nuestra confianza en el auxilio de nuestro Señor. Por ello, nos dirigimos a Él con este refrán más característico del oficio de las Grandes Completas que recitamos en la gran cuaresma, muy querido para nosotros: “¡Señor de las potestades, esté con nosotros! Porque no tenemos, por auxiliador en las tristezas, otro que a Ti”. Amén.

Please reload

Featured Posts
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive

Sede de la Diócesis: Catedral de la Natividad de la Virgen

calle 15 de Noviembre de 1889 - N° 1536

(1130) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

Teléfono: +54-11-4304-1211

e-mail: spc.buenosaires@gmail.com

www.iglesiaortodoxaserbiasca.org