La Ascensión del Señor

May 24, 2017

La Ascensión del Señor. 

 

Cuando el día del Pentecostés judía estaba cercano, los discípulos de Cristo volvieron de Galilea a Jerusalén. 

En el cuadragésimo día después de la resurrección de Jesucristo ellos estaban todo juntos en una casa. Jesucristo se les apareció diciendo: "Así es escrito, que Cristo debía sufrir y el tercer resucitar de entre los muertos, y debe predicarse el arrepentimiento y el perdón de los pecados en Su nombre a todas las naciones, empezando de Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto. Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda la creación. Quién crea y se bautice se salvará, pero quien no crea se condenará. Y estas señales acompañarán aquéllos que creen: "en Mi nombre ellos expulsarán demonios; hablarán en nuevas lenguas; recogerán serpientes, y si ellos beben cualquier cosa mortal, no los herirá; impondrán sus manos a los enfermos y se recuperarán."

Entonces el Salvador dijo a los discípulos que pronto  les enviará al Jesucristo, y Él  les indicó no moverse de Jerusalén hasta ese momento. Él dijo: "Yo os enviaré la promesa de Mi Padre; vosotros quedáos en Jerusalén hasta que os visite con el poder desde lo alto; porque Juan bautizaba con el agua, mas dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con el Jesucristo." 

Conversando con los discípulos, el Salvador los llevó fuera de la ciudad hasta Betania, al Monte de los Olivos.

Los discípulos, alborozados con las palabras del Salvador, lo rodearon y empezaron a preguntar: "¿Señor, Tu en ese momento restaurarás el reino a Israel?"  

El Salvador les dijo: "no es de vosotros saber los tiempos o términos que el Padre ha arreglado por Su propia autoridad. Pero vosotros recibiréis la fuerza cuando el Jesucristo venga sobre vosotros; y daréis testimonio de Mí en Jerusalén y en toda Judea y Samaria y hasta el extremo de la tierra." 

Cuando había dicho esto, Jesucristo alzó Sus manos y bendijo a Sus discípulos. Mientras los bendecía, partió de ellos y se elevó al Cielo, y pronto una nube lo quitó de su vista. 

Así nuestro Señor y Salvador Jesucristo ascendió en Su cuerpo físico al Cielo y se sentó a la diestra de Dios el Padre. Su alma humana y cuerpo asumieron la gloria indivisible con Su divinidad. En Su divinidad, Él está siempre y estará en el Cielo y por todas partes.

Los discípulos rindieron culto al Señor ascendido y durante mucho tiempo continuaron estando de pie y mirando fijamente en el Cielo siguiéndolo. Entonces dos ángeles en túnicas blancas aparecieron ante ellos y dijeron: "Hombres de Galilea, ¿por qué estáis de pie mirando al Cielo? Este Jesús ascendido de vosotros al Cielo vendrá a la tierra de la misma manera (es decir, en la carne), como le habéis visto ascender al cielo." 

Después de esto los discípulos de Jesucristo volvieron a Jerusalén con gran alegría y se quedaron allí juntos, esperando el descenso del Jesucristo. Todos ellos, juntos en alma, pasaban el tiempo en oración y estaban continuamente en el Templo de Dios, alabando y agradeciendo Dios. Con ellos estaban varias mujeres y María, la Santísima Madre de Dios nuestro Señor Jesucristo, con sus parientes. 

En esos días los apóstoles, habiendo orado, lanzaron suertes y escogieron de entre los otros discípulos de Cristo al duodécimo apóstol, Matías, en lugar del traidor que pereció. 

Ascendido al Cielo, Jesucristo, según Su propia promesa, invisiblemente siempre viene a la tierra entre aquéllos que creen en Él y volverá de nuevo a la tierra en una forma visible a juzgar a los vivos y a los muertos, que para ese entonces resucitarán. Después de esto comenzará la vida del siglo venidero, es decir: la vida eterna para los verdaderos creyentes y las personas pías, que será completamente bienaventurada, pero para los no creyentes y pecadores - será tiempo de gran tormento. 

Notas: Ve los Evangelios de Marcos 16:15-19 y Lucas 24:46-53; los Hechos de los Apóstoles 1, 2:4-26. 

 

La Ascensión de nuestro Señor Jesucristo se festeja por la Santa Iglesia Ortodoxa como una de las Grandes Fiestas, en el cuadragésimo día después de Pascua. 

Tropario de la Fiesta.

Tú ascendiste en la gloria, O Cristo nuestro Dios, otorgando alegría a los discípulos con la promesa del Jesucristo; cuando ellos se convencieron por Tu bendición que Tú eres el Hijo de Dios, el Redentor del mundo.

Please reload

Featured Posts
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive

Sede de la Diócesis: Catedral de la Natividad de la Virgen

calle 15 de Noviembre de 1889 - N° 1536

(1130) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

Teléfono: +54-11-4304-1211

e-mail: spc.buenosaires@gmail.com

www.iglesiaortodoxaserbiasca.org